Una de las consecuencias de la vida vertiginosa, sumado el aporte de una gran carga de preocupación, algo muy actual en época de crisis económica, provoca uno de los males más comunes de nuestra sociedad: la falta de sueño e insomnio. No por repetido es menos dañino, y la premisa de la medicina moderna es cómo dormir bien, cómo lograr que el descanso nocturno vuelva a proveernos de la reparación que necesita nuestro cuerpo y nuestra mente.

También te puede interesar: Cómo hacer dieta

Basado en estudios de diversas ramas de la medicina se puede reunir una lista de buenos consejos sobre cómo dormir bien, tratando el tema en forma integral respecto a la vida diaria, no enfocándose sólo en el momento en la persona se acuesta.

En primer lugar, es bueno repasar y aclarar ciertos conceptos relacionados con el fenómeno del insomnio, mal que aquejó a la gran mayoría de los grandes personajes de la historia.

Uno de los principales factores a saber, es determinar qué es el sueño. Cuando usted duerme está inconsciente, pero las funciones de su cerebro y cuerpo siguen activas. El sueño es un complejo proceso biológico que le ayuda a procesar información nueva, mantenerse saludable y a sentirse descansado.

Cómo dormir bien para siempre

 Embed      

Durante el sueño, su cerebro pasa por cinco fases diferentes, numeradas del 1 al 4, más el sueño de movimientos oculares rápidos (MOR o REM en inglés).

Diferentes cosas ocurren en cada etapa. Por ejemplo, usted pasa por distintos patrones de ondas cerebrales (patrones de actividad eléctrica en el cerebro) en cada una de ellas. Su respiración, ritmo cardíaco y temperatura puede ser más rápido o lento en ciertas etapas. Algunas fases del sueño pueden ayudarle a sentirse más descansado y con energía al día siguiente, según dijo una publicación de la página web MedlinePlus, publicación de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos

Es fundamental para mejorar sus hábitos de sueño tomar ciertas precauciones y respetarlas y cumplirlas al pie de la letra cada día. En primer lugar, hay que asegurarse disponer del suficiente tiempo para dormir. Con un período de sueño de entre 6 y 8 horas, la persona puede sentirse mejor y más productivo durante el día.

Cada edad tiene una cantidad de sueño necesaria y tienen que ser observadas, aunque también influyen elementos como el estilo de vida, el estado de salud o si ha dormido lo suficiente. Las recomendaciones generales para dormir son:

  • Recién nacidos: entre 16-18 horas por día
  • Niños en edad preescolar: 11-12 horas al día
  • Niños en edad escolar: por lo menos 10 horas al día
  • Adolescentes: 9-10 horas al día
  • Adultos (incluyendo adultos mayores): 7-8 horas al día
 Embed      

Cómo combatir el insomnio

Teniendo en cuenta los anteriores factores generales, se puede detallar a continuación una lista de puntos específicos y particulares a cumplir: 

  • Irse a la cama y despertar a la misma hora cada día
  • Evitar el consumo de cafeína, especialmente por la tarde y noche
  • Evitar la nicotina
  • Hacer ejercicio con regularidad, pero no muy tarde en la noche
  • Evitar ingerir bebidas alcohólicas antes de acostarse
  • Evitar comidas y bebidas pesadas en la cena
  • No tomar siestas después de las 3 de la tarde, ni que superen una hora
  • Relajarse antes de acostarse, por ejemplo, tomando un baño, leyendo o escuchando música suave
  • Mantener su dormitorio con una temperatura fresca y sin variaciones
  • Evitar ruidos estridentes, luces brillantes y el televisor o computadora en el dormitorio. Es fundamental no usar su teléfono o tableta justo antes o al acostarse
  • Obtener suficiente sol durante el día
  • No se acueste en la cama en estado de excitación. Si no puede dormir pasados 20 minutos, es mejor levantarse y hacer algo relajante
  • Tener una cama limpia, ordenada y cómoda

En caso de ordenar sus hábitos nocturnos, y persistir la falta de sueño, debe consultar a un médico. Usted puede tener un trastorno del sueño, como insomnio crónico o apnea del sueño. En algunos casos, su médico puede sugerir usar medicamentos para dormir disponibles con o sin receta médica. En otros casos, puede solicitar un estudio del sueño para diagnosticar el problema.

Las consecuencias de la falta de sueño pueden ser relativamente leves, afectando el estado de ánimo, mostrando irritabilidad, depresión y ansiedad; o graves, ya provocando daños en el organismo, o a provocar presión arterial alta y problemas del corazón, accidentes cerebrovascular, enfermedades de riñón, obesidad, o diabetes tipo 2.

Te puede interesar...