A pocos días de cumplir 81 años, falleció Hugo Carlos Vargas, "Huguito", para la mayoría. Actor y director, fue un prolífico artista, a quien se lo reconoció por su trayectoria en 2016.

Uno de sus personajes más recordados (la foto lo muestra representándolo) fue el de Robin, que interpretó en la obra "Nosotros fuimos", donde Mario Ruarte fue un maltratador Batman.

Te puede interesar...

Además de su trabajo en el teatro y en el cine, Hugo Vargas también fue director de varias vendimias departamentales, en donde siempre hizo participar de alguna manera a empelados municipales de las comunas.

Huguito no se quedó solo con escaso metro 20 de estatura para destacarse. Se encargó de ser un artista consumado, un director apasionado y un emprendedor incansable.

En el cortometraje "Héroe local", de Andrés Llugany, que fuera premiado en Mendoza como ganador del Mendoza Filma 2016, se puede ver a Vargas en un papel exquisito.

Heroe Local ~ Concurso Mendoza Filma 2016

"Qué bello es el teatro", dijo ese mismo 2016, cuando Hugo Vargas recibió el premio a la trayectoria, en el cierre del XIX Festival de Teatro "Estrenos en Mendoza", acto que se realizó en el teatro Quintanilla.

"El espectáculo no existe si el público no está. Esto es tan bello, que así seamos dos, seamos 10 o seamos 1000, nunca lo dejemos. Nunca dejemos el teatro. Siempre donde haya una luz que se encienda, un actor, una historia, vamos a verlo", promovió Huguito.

Aquí se lo puede ver, en una secuencia filmada en la década del 70:

Hugo Vargas en Taller Nuestro Teatro (década de 1970)

Comenzó de muy chico. Contaba que sus maestros fueron Carlos Owens y Maximino Moyano y que "me inicié con Jorge Fornés (amigo de toda la vida), con Elsa Cortopassi, con Elina Alba -una gran compañera- y con Guillermo Carrasco".

Su salud se había deteriorado hace un tiempo y la comunidad teatral había colaborado para ayudarlo en este transe. Finalmente, ante el dolor de todos, Hugo Vargas falleció, dejando un gran recuerdo.

hugo vargas 2.jpg

En las redes los mensajes de pena se multiplicaron, aunque todos remarcaron la pasión y la alegría que el artista siempre transmitió desde el escenario.