El padre de Mauricio Suárez, el principal sospechoso del doble crimen Piottante-Libedinsky, se negó hace una semana a un examen voluntario de ADN propuesto por la fiscal Claudia Ríos, a cargo de la investigación.

Según la Fiscalía de Homicidios, este peritaje científico podría servir para determinar si Mauricio Suárez, prófugo y exculpado por la prescripción de la acción penal desde este viernes, estuvo o no en la escena de la tragedia del psicólogo y la paciente durante julio de 2006.

Seguir leyendo

Se cumple 15 años del doble crimen del psicólogo y su paciente

El 8 de julio último, Argentino Suárez, mecánico de profesión, se presentó en la fiscalía de Claudia Ríos y respendió que no cuando la magistrada le propuso, de manera voluntaria, someterse a un peritaje de ADN.

El padre de Mauricio Suárez acudió en compañía del abogado penalista Martín Ríos, quien lo asesora hace casi quince años ya que es persona de su amistad y cliente de su taller situado en Las Heras.

imagen.png
Mauricio Javier Suárez Echegaray, prófugo desde 2006 por el crimen de Piottante-Libedinsky.

Mauricio Javier Suárez Echegaray, prófugo desde 2006 por el crimen de Piottante-Libedinsky.

Fue correctamente advertido Suárez padre de que no estaba obligado a someterse a un estudio de ADN (mediante extracción de una muestra de sangre o saliva) porque la ley prevé que estas acciones sean voluntarias cuando se trata de familiares directos de personas imputadas o bajo sospecha.

La negativa de Suárez padre fue prácticamente uno de los últimos actos procesales útiles para determinar si Mauricio Suárez estuvo o no en el loft de Flavio Piottante (39), donde éste fue asesinado junto con Estrella Libedinsky (30) entre las 21 del 12 de julio de 2006 y la 1 de la mañana del día siguiente.

El método: la comparación del ADN de Suárez (establecido a través del padre) con el ADN de muestras orgánicas levantadas de la escena del crimen, en Barcala 484 de Ciudad.

En el expediente judicial P-66.775, iniciado aquel fatídico 13 de julio cuando la madre de Piottante halló los cadáveres, figura un antecedente en cuanto al ADN del padre de Suárez.

El entonces juez de Garantías Ariel Spektor resolvió que al mecánico le asistía el derecho a negarse a un peritaje incriminatorio como ése ya que el imputado es su propio hijo, y porque nadie está obligado a declarar o aportar pruebas contra un familiar directo.

Por eso la estrategia de Ríos de ofrecerle la posibilidad de hacerlo de manera voluntaria, que Suárez finalmente rechazó.