Los “sí quiero” cada vez se hacen menos frecuentes en Mendoza, aunque la provincia no deja de ser el reflejo de una tendencia mundial en medio de un ritmo cotidiano frenético y globalizado.

Como contrapartida, los divorcios se acrecientan año tras año. Sobre todo en la modalidad “express” gracias a la puesta en marcha del nuevo Código Civil en 2014.

Según los datos suministrados por el Registro Civil, hasta el 14 de diciembre se celebraron 5.034 matrimonios. En tanto, desde el Poder Judicial relevaron 3.533 divorcios. Es decir, cada 10 parejas que se casaron en este lapso temporal, siete se divorciaron.

Las parejas que decidieron desvincularse lo hicieron, en su mayoría, de forma “unilateral”. Esta opción fue introducida en el artículo 437, en el cual se establece que para solicitar la separación sólo se debe presentar una propuesta de regulación aunque un desacuerdo en ella no condiciona la sentencia.

La petición puede ser presentada por uno o ambos cónyuges. Si se realiza a través de la primera opción, la otra persona simplemente es notificada. En comparativa con 2017, esta modalidad mostró un gran crecimiento pasando de 1.876 a 2.334 casos. Mientras que los bilaterales, solo sumaron ocho, quedando en 1.199 expedientes.

Los números no sorprenden a los entendidos en el tema, ya que la tendencia negativa en cuanto a las uniones matrimoniales se ha convertido en una constante. Incluso, según los datos recopilados por la Dirección de Estadísticas y Estudios Económicos (DEIE), en los últimos 18 años son casi tres mil las parejas que dejaron de pasar por el Registro Civil.

 Embed      

Otro dato particular, es que las personas que han quedado viudas suelen contraer matrimonio en una segunda oportunidad con más regularidad que quienes se divorcian.

Esto queda registrado en las estadísticas publicadas por la DEIE con cifras del 2016. Allí se observa que el binomio, divorciado-divorciada es la unión con menor frecuencia.

Temas relacionados: