Diario Uno > Sociedad > aeronáutica

Día de la mujer aeronáutica: cómo es trabajar y vivir en un rubro de varones

El 9 de diciembre de 2018, las mujeres de la aeronáuticas se reunieron por primera vez. La intención fue trabajar juntas para facilitar la presencia femenina en esos espacios

Que a las mujeres les cueste incorporarse en rubros de trabajo en los que siempre han predominado los varones, es una verdad irrefutable. Sin embargo, algunos sectores son más rehaceos a superar estereotipos de género. La aeronáutica es uno de esos rubros.

Te puede interesar...

Débora quiso compartir su experiencia y entusiasmó a otras mujeres a incorporarse a este trabajo, que para ella es una verdadera pasión.

mujer piloto ok.jpg

Ser mujer entre varones

Cuando comenzó a trabajar como moza en el aeropuerto de Rosario, Débora ya había comenzado su carrera en el rubro de la aeronáutica. Rápidamente, y por su enorme capacidad de trabajo, obtuvo las licencias de tripulante de cabina, luego de operadora de radio y más tarde de señalera de aeródromo. Además se ha desempeñado como despachante y auxiliar de aeropuerto.

En todas las actividades aeronáuticas hay mujeres. Integrantes de la fuerza aérea, pilotos, despachantes, mecánicas, policías de la PSA, controladoras aéreas y oficinistas. Todas ellas pertenecen a este rubro, en el que predominan los varones En todas las actividades aeronáuticas hay mujeres. Integrantes de la fuerza aérea, pilotos, despachantes, mecánicas, policías de la PSA, controladoras aéreas y oficinistas. Todas ellas pertenecen a este rubro, en el que predominan los varones

En este sentido, a Débora no le costó adaptarse. Cuenta que sus compañeros la ayudaron mucho, y que nunca se sintió discriminada por el hecho de ser mujer.

Yo soy señalera, es decir que trabajo auxiliando a los pilotos en el aterrizaje. Para realizar esta actividad, hay que transportar balizas que pesan alrededor de 25 kilos cada una. A veces lo puedo hacer, y otras, le pido ayuda a mis compañeros. Se trata de un trabajo en equipo Yo soy señalera, es decir que trabajo auxiliando a los pilotos en el aterrizaje. Para realizar esta actividad, hay que transportar balizas que pesan alrededor de 25 kilos cada una. A veces lo puedo hacer, y otras, le pido ayuda a mis compañeros. Se trata de un trabajo en equipo

La aeronáutica, una pasión

mujer aeronáutica ok 1.jpg

Débora es santafesina. Hace unos años, decidió quedarse en Mendoza porque vino de vacaciones y se sintió atraída por la provincia. Sin embargo, su familia y su corazón están en Santa Fe, adonde piensa volver a vivir.

A mi me costó superar los esterotipos de pueblo. Mi abuela, por ejemplo, nunca entendió que quisiera vivir volando y viajando. Ella quería que yo a mi edad, trabajara en una oficina A mi me costó superar los esterotipos de pueblo. Mi abuela, por ejemplo, nunca entendió que quisiera vivir volando y viajando. Ella quería que yo a mi edad, trabajara en una oficina

Pero la vida de Débora estaba entre el cielo y la tierra, desde que comenzó a pertenecer al mundo de la aeronáutica la considera una pasión que la atrapa cada vez más. Este sentimiento, según asegura, es compartido por sus compañeras, que día a día se abren paso en un rubro que antaño fue sólo de varones.

No quiso dejar de mencionar a otras mujeres mendocinas que pertenecen también a la asociación de mujeres aeronáuticas. Ellas son Sol Lara, Carla Conte, Analía García, Carolina Vela y Marian Abrate. Todas festejan el 9 de diciembre como el día que les recuerda su arduo trabajo, elegido desde la pasión.