Sociedad Ruta 2
Tragedia en Ruta 2

Delfina y Mía, las mejores amigas que iban sentadas juntas y murieron en el accidente de la ruta 2

Por UNO

Delfina Del Bianco y Mía Soledad Morán, de 11 y 12 años, son las nenas que murieron en el accidente de la Ruta 2. El sueño del viaje de egresados quedó trunco cuando el micro que trasladaba a niños de la escuela primaria Nº 41 volcó en Lezama.

Te puede interesar: Qué tipo de mujer le gusta a cada signo

Delfina y Mía eran mejores amigas, por eso iban sentadas juntas en el colectivo. Iban arriba, al fondo.

"Eran tal para cual: tímidas, estudiosas, hinchas de Boca e incipientes jugadoras de hockey en el Ranch Sports", le contó una vecina de Delfina al diario Clarín.

"Ayer vino Silvia, la mamá de Delfina, a comprar algunos dulces para hacerle el paquetito a la hija para el micro. Estaba rara, llorosa, porque no estaba del todo convencida de que Delfi viaje. Se despidió diciendo: 'No me des bola, soy una tonta'. Ahora tiemblo recordando la conversación", decía Rogelia, conmovida.

 Embed      

"A Delfina la vi nacer. Un ser celestial, una chica muy hogareña, apegada a sus padres, una nena dulce y cariñosa. Para ella el mejor plan era ir a jugar al hockey", contó María, otra de las vecinas de la nena que perdió la vida.

Cerca de Delfi, a unas 15 cuadras, vive la familia Morán. Papá Jorge, mamá Belén y un hermano de Mía.

"Estoy hecha mierda", cuenta Natalia, tía de Mía, la nena de 12 que también murió en el accidente. "Anoche Mía vino a mi casa para que le hiciera la planchita, quería tener el pelo lacio para el viaje. La loca estaba ansiosa con el viaje, muy embalada, y como siempre se quería ver divina", describe.

Te puede interesar: El desgarrador mensaje de Whatsapp que una de las nenas de la tragedia en Ruta 2 le mandó a su papá

"La coquetería antes que nada. Podía caerse el mundo que Mía estaba impecable, perfumada, el brillito en los ojos, los aritos, la pulserita. Yo la jodía, pero ella me decía que quería ser diseñadora de indumentaria", recuerda con cariño y aún muy conmovida.

Según Natalia, Mía era "una piba tranquilita, inocente, pero ninguna boba. Tenía carácter y era muy competitiva, si no la ganaba la empataba. Ah, era una fanática bostera y festejó el triunfo de Flamengo con la remera de Boca".

Temas relacionados: