Pandemia

Coronavirus en Mendoza: Marcelino Iglesias aseguró que no cree en el control de precios

Por UNO

“No creo en los controles de precios”, aseguró Marcelino Iglesias, intendente de Guaymallén, sobre el Decreto de Necesidad y Urgencia del presidente Alberto Fernández para que los municipios controlen a los comercios para frenar los sobreprecios.

Te puede interesar:ANSES| Cobro bono de 10000: ya podés consultar el padrón del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

“El control de precios que implementó a través de la historia de Argentina, desde que yo tengo uso de razón, fue una colección de exitosos fracasos y mucho más en esta época por la pandemia que hay restricción de ofertas por problemas logísticos”, aseveró Marcelino Iglesias, a Radio Nihuil.

 Embed      

Y pegó duro: “Creo que esto sirve más para sacarse una foto como hizo la senadora Anabel Fernández Sagasti, con la diputada Uceda, el diputado Bermejo y el intendente de Maipú, que violaron la cuarentena”.

“Apelo a la responsabilidad y solidaridad, porque no hay forma de salvarse en una sociedad solo. Vamos a seguir haciendo controles y llamamientos a cumplir, pero no creo en los controles de precios”, insistió.

Obra pública

Ya reactivamos 10 o 12 obras en el día de hoy, y tenemos alrededor de 20 o un poco más, que las vamos a ir reactivando en las próximas semanas”, dijo Iglesias sobre el retorno de las obras públicas en su municipio.

Dijo que la calle Mitre y Godoy Cruz fue una de las primeras que se reinicio. “Los trabajos comenzaron el miércoles, siguieron jueves y viernes, y se reanuda hoy. Si el tiempo acompaña se va a terminar el hormigonado y comienza la etapa de fraguado”.

 Embed      

Pandemia

“El equipo de Saneamiento existe hace mucho, y en estos años insistimos mucho en capacitación permanente y actualización por un lado, y brindarle los elementos de trabajo acorde a los tiempos. Por eso nos agarró bien parados”, sostuvo el intendente de Guaymallén.

Detalló que el equipo que trabaja allí es personal histórico, que fueron nombrados por él. “Salieron a desinfectar cajeros automáticos, comisarias, móviles policiales, centros de  salud, todos los vehículos del municipio y dependencias. Se pusieron al servicio del público”.

Pero aseguró que todo ese esfuerzo que hicieron “sirve de poco con lo que pasó el viernes pasado frente a los bancos. Ni siquiera nos pidieron auxilio a nosotros previamente, como si lo hicieron después. Ahora está todo ordenado”.

 Embed      

Y cuestionó: “Qué costaba planificarlo, en lugar de las presiones gremiales. Los bancos son una actividad esencial, sobre todo para atender el sector más vulnerable que es el que menos bancarizado electrónicamente está, que son nuestros abuelos”.

Duro contra Ginés González García

“Con su habitual soberbia, el ministro de Salud de la Nación primero subestimó que llegara el coronavirus, decidió criticar la gestión anterior en lugar de comprar insumos no solo para la pandemia, sino también las vacunas antigripales en una época que la gente va a estar más motivada para vacunarse”.

Y siguió: “Si yo hubiese sido ministro de Salud en un gabinete de crisis lo primero que hubiese preguntado era, ¿van a mandar a todos los jubilados y asignaciones a cobrar todos juntos? No pensaron en la gente”.

 Embed      

Coparticipación

“Me preocupa y mucho. Hay un pedido a todos los gobernadores donde se le pidió la coparticipación presupuestada en el 2019 más una actualización, eso todavía no fue contestado. Pero es mucho menos que lo que se emitió en marzo con la maquinita, que son $600.000  millones, según los datos oficiales del Banco Central”, dijo Marcelino Iglesias.

“En este afán de concentrar poder  y confundir unidad con unanimidad, el Gobierno Nacional tiene que ser muy respetuoso y no debe dejarse llevar por eso de tener la suma del poder público. Los $1.400 millones que se distribuyeron, parte eran del Banco Mundial del programa Proteger”, agregó.

Dijo que en la gestión anterior “logramos conseguir recursos  para comprar un camión sanitario, hacer otras obras y otro equipamiento, por haber cumplido las metas que fija el Banco Mundial, que es el que financia ese programa”.