Diario Uno > Sociedad > Consumo

Consumir alcohol en exceso hace perder en promedio un año de esperanza de vida

La OCDE advirtió que el consumo excesivo de alcohol hace perder un promedio de casi un año de esperanza de vida en 52 países.

Un informe emitido este miércoles por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), advirtió que el consumo excesivo de alcohol hace perder un promedio de casi un año de esperanza de vida en 52 países, debido a las enfermedades y los accidentes que causa.

"La esperanza de vida será inferior de casi un año (9 meses) a lo largo de los próximos 30 años debido a las enfermedades y lesiones" que causa "el consumo nocivo de alcohol", calcula la OCDE, en su informe que incluye a sus países miembros y a los de la Unión Europea y el G20, según consignó la Agencia de noticias AFP.

En tanto, la organización internacional alienta a los países a "redoblar los esfuerzos para luchar contra esta lacra (SIC), limitando sobre todo la promoción de alcohol entre los niños y promoviendo precios más altos".

De acuerdo con el informe emitido, con datos anteriores a la pandemia del Covid-19, "los ocho países más afectados, encabezados por Lituania, Rusia y Polonia, se sitúan en Europa central y oriental, con entre 1.4 y 1.8 años de esperanza de vida menos".

En la clasificación publicada, y que solo cuenta con 43 de los 52 países examinados, se indicó que Chile ocupa el puesto 9 y México el 17, "ambos por encima de la media de la OCDE", precisaron.

Por su parte, Turquía cierra la lista, agregaron.

Aunque científicamente no se ha establecido ningún nivel de consumo de alcohol debajo del cual este se considere seguro para la salud; la OCDE define el "consumo nocivo" cuando supera más de una copa diaria para las mujeres y 1,5 copas para los hombres.

Además, la organización calcula que "este fenómeno tiene un costo de 2,4% del total del gasto en salud pública".

Por otra parte, de acuerdo a una encuesta paralela realizada entre mayo y junio de 2020 en 11 países, el 42% de las personas interrogadas declararon no haber modificado su consumo de alcohol durante la pandemia, mientras que, el 36% lo aumentaron y 22% afirmaron haberlo reducido.

Según el informe, "las mujeres, los padres de niños pequeños, las personas con un alto nivel de ingresos y las personas con síntomas de depresión y ansiedad", son quienes afirmaron haber aumentado más su consumo de alcohol.

Seguir leyendo