Alimentación natural

Las 3 frutas de la verdulería del barrio que ayudan a prevenir el cáncer

Consumiendo estas las semillas de estas tres frutas accesibles podrás ayudar a prevenir distintos tipos de cáncer o, incluso, sustituir la quimioterapia

Muchas personas se preguntan si es posible prevenir el cáncer apelando a la alimentación natural. Lo cierto es que, en este caso, el consumo de tres semillas de frutas puede ayudar a evitar la aparición del cáncer o hasta sustituir los efectos nocivos de la quimioterapia.

La sociedad moderna utiliza mayormente los fármacos para combatir el cáncer pero consumiendo estas tres semillas de frutas colabora en la lucha contra esta patología.

También la quimioterapia es importante para detener el cáncer o bien impedir que éste se propague por el organismo pero esta práctica es invasiva y está comprobado que en muchos casos puede comprometer otras células u órganos sanos. De ahí lo esencial de consumir periódicamente estas tres semillas de frutas.

►TE PUEDE INTERESAR: Cuántos huevos se puede comer por día

Salud cáncer mamografia.jpg

Cómo prevenir el cáncer con estas tres semillas de frutas

Las semillas de frutas que te informaremos a continuación ayudan a prevenir estos tipos de cáncer:

1. Semillas de manzana

semillas manzana cancer.jpg

Para muchos expertos, las semillas de manzana son un fuerte anticancerígeno. Está comprobado científicamente que el consumo de estas semillas inhiben el crecimiento de distintos tipos de cáncer.

Los científicos demostraron que los compuestos fitoquímicos de estas semillas pueden retardar el crecimiento de las células del cáncer. Puede hacerlo hasta mil veces más que el Adriamycin, la droga que más se utiliza en las quimioterapias a nivel mundial.

Estas semillas no tan sólo destruye las células del cáncer sino que no afecta a las células sanas del cuerpo. Contienen cianuro, pero sólo podrían ser letales si se consumen en grandes cantidades.

2. Semillas de uva

semillas uva cancer.jpg

►TE PUEDE INTERESAR: Bajar de peso rápido: 4,5 kilos en una semana con 3 simples pasos sustentados por la ciencia

Las semillas de uva y su extracto tienen gran cantidad de bioflavonoides, antioxidantes y un compuesto activo llamado B2G2, que actúa en el organismo combatiendo las células del cáncer.

El extracto de la semilla con la presencia de B2G2 tiene una alta capacidad de atacar selectivamente y destruir las células del cáncer. En este ataque, el compuesto altera el ADN de las células malignas destruyendo el ambiente necesario para su crecimiento.

Se estima que las semillas de uva consiguen disminuir los tumores del cáncer en casi un 70 por ciento.

3. Semillas de damasco

semillas damasco cancer.jpg

La semilla de esta fruta se encuentra en el interior del carozo del damasco y se obtiene golpéando el hueso con un martillo o con un mortero. Allí se obtiene la semilla que tiene una particular forma almendrada.

Esta semilla posee mucha vitamina B17 que en el organismo actúa como un componente altamente anticancerígeno. La vitamina B17 ataca las células del cáncer y es beneficiosa tanto para prevenirlas, combatirlas o sustituir los efectos invasivos de la quimioterapia.

Como las semillas de la manzana, las del damasco también poseen cianuro pero en muy bajas cantidades, lo que les da su típico sabor amargo. Por eso no son letales si no se las consume en exceso.

Temas relacionados: