Diario Uno > Sociedad > merendero

Cobraron el IFE para abrir un merendero y alimentan a 40 chicos

Una pareja de Mendoza decidió usar el IFE para abrir un merendero en el que alimentan a más de 40 chicos. La historia de dos personas muy generosas

Están desempleados pero a la hora de cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) decidieron pensar primero en los demás y luego en ellos. Una pareja de Mendoza, más precisamente de San Rafael, decidió poner un merendero con los $10.000 que entrega el Gobierno. La idea era alimentar a 20 chicos pero en pocas semanas ese número se duplicó.

Yanel Ríos y Mauricio tienen un hijo de dos años, alquilan la vivienda en la que viven y en medio de la pandemia de coronavirus se quedaron sin trabajo.

Te puede interesar...

Esta situación los llevó a inscribirse para recibir el IFE, la ayuda económica que otorga el Gobierno. A la hora de qué hacer con ese monto, fue Mauricio el que miró a su alrededor y propuso poner un merendero que recibiera chicos de todas las edades.

Mi marido una mañana se levantó con la idea de que quería poner un merendero y me preguntó qué me parecía si lo hacíamos en casa. Le dije que sí. Nosotros alquilamos y tenemos un patio grande. Tres días demoró en organizar todo y yo hice una página en Facebook para que la gente nos ayudara con donaciones”, explicó la mujer en declaraciones a la radio de San Rafael FM Vos.

El día de la apertura fue el 5 de agosto. Ese día el merendero Corazoncitos Felices de Villa Atuel y recibieron a 21 chicos . Nunca esperaron que dos meses después, ya fuesen 41 los chicos que van en busca de un plato de comida todos los días.

“Nosotros tenemos un hijo de dos años que todavía toma teta, entonces la leche que me dan en una salita para él, la usamos para el merendero y con eso empezamos".

Una triste postal

Además de los chicos, también van algunos adultos al merendero.

"Vienen mamás con sus hijos chiquitos y nosotros les damos una botellita con leche y una bolsita con una masita o algo, porque al principio podíamos recibirlos en la casa porque no había casos positivos de coronavirus en Villa Atuel pero después sí, entonces y por una cuestión de protocolo, ahora solo pasan buscar la merienda”, manifestó la mujer.

Pero no están solos. Como la pareja está desempleada y entre el alquiler y el merendero no les queda mucho para ellos, algunos vecinos se acercan a ayudar con lo poco que pueden, con dulces caseros o leche, pero teniendo en cuenta la situación económica, se agradece cualquier tipo de ayuda al merendero que en facebook se lo puede encontrar como Corazoncitos Felices Villa Atuel.