En la madrugada del viernes, la Municipalidad de Ciudad clausuró un bar ubicado en la calle Arístides Villanueva en el que se hacía una fiesta clandestina con 50 personas adentro.

Según informaron desde el municipio, el local incumplió con las normas de seguridad vigente debido a la pandemia de coronavirus y no se respetó el distanciamiento social ni la ventilación correcta de los ambientes cerrados.

Te puede interesar...

"En horas que son decisivas para analizar con el gobernador nuevas restricciones para la provincia, donde se pide que no se afecten a las actividades económicas, lamentamos este tipo de acciones y que algunos lugares como éste no cumplan con las medidas", expresó el intendente Ulpiano Suarez.

Las declaraciones del jefe comunal se dan a conocer horas antes del encuentro que mantendrá con el gobernador para determinar qué tipo de medidas se van a tomar en Mendoza debido al incremento de casos en la provincia.

Sobre la posibilidad de limitar la circulación de personas, Suarez comentó que una posible restricción horaria "no afectará las economías de bares y restaurantes".

Es que, en la última semana, en Mendoza se superaron los 400 casos en dos oportunidades, llegando a las peores cifras del año. En tanto, postales de larga filas de personas esperando para ser sometidos a un hisopado se volvieron a observar en los principales hospitales y puntos de salud.

Por su parte, en hospitales como El Carmen, la terapia intensiva presenta números de ocupación muy elevados.

Al mismo tiempo se suceden los pedidos de vacunación. En los últimos días, empleados de comercio y bomberos voluntarios solicitaron inocularse para reducir riesgos de contagio en un panorama que mezcla aumento de casos, relajación y falta de vacunas.