Este viernes, el Gobierno nacional emitió un decreto presidencial en el cual habilita el retorno a las clases presenciales en las universidades e institutos universitarios de todo el país. Sin embargo, aclara que la última palabra la tendrán las autoridades provinciales. En Mendoza, tanto la UNCuyo como la UTN ya tiene elaborados sus protocolos.

Antes de conocerse esta decisión, la casa de altos estudios que encabeza Daniel Pizzi ya había establecido medidas para darle prioridad a los estudiantes de Ciencias Médicas que deben cumplir con las prácticas profesionales. En una primera instancia, son 28 los alumnos de sexto año que podrán llevar adelante esta obligación curricular en diferentes centros no Covid-19 de Mendoza. Pero se espera que, en los próximos cuatro meses, superen los 100.

Te puede interesar...

Por otra parte, la UNCuyo también amplió su comité epidemiológico para desarrollar protocolos específicos para cada área y facultad. Sus miembros luego deberán ser aprobados por el Consejo Superior.

En tanto, desde la UTN señalaron a radio Nihuil que los protocolos están definidos y esperan que el Ejecutivo provincial los autorice. El decano, José Balacco, indicó que el regreso implica un trabajo importante y se deben llevar adelante tareas con la señalética y capacitar al personal.

Según Balacco, la prioridad para el retorno a las aulas la tendrán las mesas de exámenes, mientras que advirtió que el próximo año las clases podrían iniciarse nuevamente de forma remota.

El Gobierno nacional autorizó este viernes la vuelta a clases presenciales en universidades de todo el país. La medida fue publicada en el Boletín Oficial y desde este momentos las casas de altos estudios deberán garantizar la salud de los estudiantes y empleados de los claustros.

Mediante una resolución, el Poder Ejecutivo aprobó los protocolos presentados por el Ministerio de Educación. En la norma se aclara que la vuelta de clases presenciales será decidida por cada gobernador con la conformidad del Ministerio de Educación de la Nación. Asimismo, será facultad de cada mandatario provincial el suspender o reiniciar las actividades.