Se cumplió otra jornada del segundo juicio por los abusos contra chicos hipoacúsicos en el Instituto Antonio Próvoloo, de Luján. Luego del rechazo a los planteos de nulidad presentados por la defensa de la monja Kumiko Kosaca el miércoles, este jueves continuó la lectura de las requisitoria de elevación a juicio que será extensa por cuanto serán leídas 266 carillas de tres pieza acusatorias.

Pasadas las 8.30 se inició el debate. El fiscal Alejandro Iturbide siguió leyendo los hechos que se le imputan a las acusadas y la calificación legal.

Es importante destacar que la defensa de Kumiko Kosaka, representada por Carlos Varela Álvarez, ya había solicitado la lectura integra de las piezas, pero luego Valeria Corbacho también defensora de la encartada Kosaka, manifestó que con la lectura de los hechos y la calificación legal era suficiente.

Diferentes abogados defensores de las acusadas pidieron la nulidad de esta requisitoria por lo que no ubica a las acusadas en tiempo y lugar del hecho que se le imputa.

Por esto el tribunal, de forma unánime, decidió pasar a un cuarto intermedio hasta este viernes se procederá a la lectura integral de las tres piezas acusatorias. Este trámite será de larga duración ya que la causa 60030/17 tiene 177 carillas, la 28674/17 tiene 74 carillas y la 78790/18 cuenta con 12 carillas. Se estima que durará varias auidencias.

La monja japonesa Kumiko Kosaka (46) está acusada por los delitos de abuso sexual agravado, corrupción de menores y partícipe primaria por omisión, y es la única imputada que llega al juicio con prisión preventiva domiciliaria, mientras que el resto está en libertad.

Completan la nomina de imputadas la monja Asunción Martínez (53), la representante legal Graciela Pascual (65), las ex directoras Gladys Pinacca (66), Valeska Quintana (48), Cristina Leguiza (50) y Laura Gaetán (60), la psicóloga Cecilia Raffo (43) y la cocinera Noemí Paz (63), acusadas como partícipes necesarias y/o secundarias por omisión.

Este es el segundo juicio por los abusos sexuales cometidos a niños hipoacúsicos dentro del Instituto.

A fines de noviembre del 2019 el sacerdote Horacio Hugo Corbacho (59) fue condenado a 45 años de prisión, el cura italiano Nicola Corradi (83) recibió una pena de 42 años y el ex jardinero Armando Gómez (49) fue sentenciado a 18 años, acusados de los abusos sexuales a los chicos allí internados.

Seguir leyendo