Patrimonio cultural

Camino del Inca: licitaron el Sitio Arqueológico Ranchillos en Uspallata

Hay una empresa interesada. Construirán un centro de informes y servicios, la puesta en valor del tambo incaico Ranchillos y la puesta en valor de las Casuchas del Rey Cuevas, Puquios y Vacas

Por UNO

El Gobierno de Mendoza licitó el Sitio Arqueológico Ranchillos y hay una empresa interesada en la construcción de de un centro de informes y servicios en Uspallata para poner en valor el tambo incaico y las Casuchas del Rey Cuevas, Puquios y Vacas.

Proyecto Los Ranchillos Uspallata.jpg

El proyecto apunta a garantizar la conservación de los sitios arqueológicos patrimoniales, fortalecer el corredor Ruta Nacional 7 en su tramo de Alta Montaña, generar un desarrollo turístico sustentable, proteger el patrimonio, apoyar a las comunidades locales y asegurar el acceso público.

El plan de obras, que incluye además la puesta en valor del tambo incaico Ranchillos y la recuperación y puesta en valor de las Casuchas del Rey Cuevas, Puquios y Vacas, está enmarcado en el Plan de Manejo del Qhapaq Ñan (Camino del Inca) que se gestó en 2020, luego del arduo trabajo de análisis de proyecto y gestiones administrativas de la Dirección de Patrimonio de la provincia.

La quebrada de Ranchillos, que está próxima a la localidad de Uspallata, nace al norte y se ubica en la desembocadura próxima al río Mendoza. La Reserva Natural para la Defensa de Uspallata es de las más grandes de las 14 existentes. Tiene 233.000 hectáreas y nace en la Curva de Guido, para finalizar en Punta de Vacas, hacia el norte.

►TE PUEDE INTERESAR: Es jubilado y vende leña fabricada con restos de poda para evitar la deforestación en Uspallata

El proyecto prevé que el centro de recepción de visitantes se construya con materiales que van a estar armonizados con la naturaleza, ya que es un sitio protegido e incluirá la construcción de un módulo de 80 metros cuadrados inserto en el sector aledaño al arroyo Ranchillos, sanitarios y un alojamiento para el guía turístico.

Con esta infraestructura se pretende garantizar el manejo controlado de un sitio que corresponde a los más importantes, en términos arqueológicos, de la provincia de Mendoza.

Proyecto Los Ranchillos Uspallata 2.jpg

El Camino del Inca: el Qhapaq Ñan

Cabe recordar que el Qhapaq Ñan es una extensa red usada por los incas, principalmente en el siglo XV, que llegó a conectar diversos territorios de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. En nuestro país recorre el Norte y Centro andino extendiéndose por siete provincias: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza.

El proyecto lo desarrolló la Dirección Provincial del Patrimonio del Ministerio de Turismo y Cultura, en 2020 y se encargó de los aspectos administrativos para su autorización, debido a que el sitio se emplaza dentro de un territorio que el Ejército y el Ministerio de Defensa han establecido como área natural para la defensa, es decir que necesitó una aprobación especial por parte del ministerio, de la Comisión Nacional de Monumentos y de la Unidad de Gestión del Qhapac Ñan.

El proyecto, que tiene presupuesto oficial de $38 millones, es cofinanciado por el Programa 50 Destinos, del Ministerio de Turismo de la Nación en conjunto con el Ministerio de Turismo y Cultura de la provincia y será desarrollado por el Ministerio de Planificación e Infraestructura de Mendoza.

Las obras incluyen la puesta en valor del subtramo Tambillos-Ranchillos, obras de remediación del tambo incaico Ranchillos, la construcción del centro de información y control de ingreso situado a tres kilómetros de la RN 7 y el equipamiento necesario para su funcionamiento; la recuperación y puesta en valor de las Casuchas del Rey Cuevas, Puquios y Vacas y la colocación de cartelería informativa.

Camino del Inca los Ranchillos Patrimonio.jpg

Uspallata: un nudo vial de la antigüedad

Durante el siglo XV, el Valle de Uspallata y parte del río Mendoza fueron ocupados por los incas para su subsistencia. Estos paisajes son conocidos como el Camino del Inca y está conformado por las zonas de Tambillos, Ranchillos y Tambillitos, donde se alojaban los chasquis o mensajeros y poblaciones que cumplían funciones estratégicas a su servicio, colonos, agricultores y militares.

La presencia del inca en la zona se destaca por su red de caminos, por sus tambos y sus petroglifos, que son el testimonio de la comunicación de los pueblos ubicados en esta zona en la cordillera. El Valle de Uspallata se constituía entonces como un lugar de tránsito en su paso hacia Chile.