El aumento de casos de Covid ha vuelto a producir un incremento de la demanda de oxímetros, fenómeno que se produjo durante el pico de la primera ola de casos entre septiembre y octubre del año pasado.

La gente busca el oxímetro de pulgar para tenerlo en la casa y controlar el nivel de saturación de oxígeno cuando ha sido diagnosticada con coronavirus.

El oxímetro o saturómetro es un aparato pequeño, que parece una pinza, que se coloca generalmente en el dedo índice de una mano y mide el oxígeno en el cuerpo. La mayoría de la gente sana tiene una saturación de oxígeno de entre el 95% y el 98%. Si el número que arroja está por debajo, podría significar que no hay buena entrada de oxígeno a los pulmones, indicio de dificultades respiratorias que podrían derivar en una neumonía, la complicación más habitual del coronavirus.

Es de uso común en los hospitales pero por la pandemia de coronavirus en Mendoza, la demanda creció muchísimo porque la gente aislada en los hogares con síntomas leves, que no requiere internación, busca tener un oxímetro a mano para seguir la evolución de la enfermedad.

Durante una recorrida por farmacias de la Ciudad, el periodista Matías Pascualetti, de Radio Nihuil, pudo constatar que la demanda ha vuelto a subir. En promedio, en las farmacias indicaron que venden entre 5 y 10 por día.

La recomendación médica no obstante, es variable respecto a la utilidad de tener uno en casa. Algunos profesionales sostienen que es útil porque permite saber con anticipación si la saturación de oxígeno es baja. Cuando un enfermo está saturando mal no necesariamente lo puede advertir, porque al comienzo no siente "que le falta el aire".

Otros profesionales- sin embargo- advierten del riesgo de depender del oxímetro demasiado y preocuparse de antemano más de la cuenta. Lo más recomendable es consultar con un especialista de confianza para no caer en la improvisación.

Los precios

Los precios de los aparatos pueden variar mucho entre un negocio y otro. La alta demanda hace que los precios oscilen desde $2.500 hasta $10.000. Hay de diferentes modelos y marcas pero esencialmente cualquiera puede cumplir la función básica requerida.

La oscilación de los precios no se da solo acá, también ha pasado lo mismo en otros países porque la demanda del producto es generalizada. En dólares, el precio promedio en una farmacia de este monitor está entre 20 y 50 dólares.

Faltan corticoides

Otro dato que surgió de la consulta en farmacias que hizo Radio Nihuil es la falta de corticoides, que es uno de los medicamentos que más se usan en los tratamientos de Covid. En este caso, faltan no sólo porque hay más demanda en las farmacias, sino porque el requerimiento por parte de los hospitales también es mucho más alto.

Test rápidos en las farmacias

También confirmaron en las farmacias que aún no tienen novedades del test rápido para coronavirus. Días atrás se conoció que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) autorizó la venta libre en farmacias de un test rápido de coronavirus.

Se trata del que detecta el virus en 10 minutos, que se importa de China. Se puede comprar en la farmacia pero el hisopado debe hacerlo un profesional de la salud.

El test salió a la venta con un precio de $2.600 pesos pero las primera partida de 20.000 unidades se agotó rapidamente por la alta demanda y no alcanzó a llegar a la provincia.

El Test Rápido de antígeno SARS-CoV-2 fue creado por el laboratorio Hangzhou Immuno Biotech CO Ltd. Hasta ahora, es el único autorizado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para la venta libre en farmacias de todo el país.

Seguir leyendo