En los restaurantes de la avenida Sarmiento de Ciudad, entre Chile y Belgrano, se ha incrementado en los últimos meses la cantidad de personas, sobre todo niños, que pasan pidiendo sobrantes de comida, tanto al mediodía como a la noche.

Es que la situación económica acuciante y la inflación que no se detiene  han provocado que la mendicidad aumente porque, lisa y llanamente, hay más personas que están pasando hambre. En los restaurantes de la avenida Sarmiento, zona elegida por muchos extranjeros que visitan la provincia, admiten que se incrementaron los pedidos por la comida que sobre en las mesas.

 Embed      

Así lo relataron desde "Tomasso", "Sarmiento", "La Florencia" y "Azafrán". Hay que aclarar que, según contaron los encargados, no sucede lo mismo que en la Peatonal, donde hay personas que saquean la comida de las mesas. 

Muchos más niños 

 Embed      

Desde los negocios de comidas, contaron que en los últimos 6 meses, cada vez más niños recorren las mesas de los locales gastronómicos, pidiendo lo que el cliente le quiera dar: desde dinero, hasta lo que están comiendo. A las personas consultadas les ha llamado la atención que, además a los permanentemente piden o venden -que llevan años en la zona y que siempre son los mismos- se hayan sumado tantos menores. Lo cierto es que se acercan generalmente mandados por un adulto, que ya no espera que le lleven dinero, sino cualquier alimento que puedan conseguir.

Temor por multas

Los encargados comentaron que ellos acceden a los pedidos de comida por parte de personas que las soliciten respetuosamente, pero que temen por las multas, puesto que las inspecciones de bromatología recomiendan que no se lleven adelante estas acciones, por una cuestión de higiene y seguridad alimentaria. Sin embargo, el hambre no espera: hay gente que está esperando a que los clientes se levanten para solicitar las sobras de los platos.