Dos de las maestras de Sarmiento en Mendoza nacieron el mismo año y murieron durante el mismo año con apenas cuatro meses de diferencia. Habían llegado desde Estados Unidos y se desempeñaron como directora y vicedirectora de la Escuela Normal de Maestras entre 1890 y 1911.

Vivieron juntas en Chacras de Coria, en una casa levantada en una parcela que les fue donada por uno de los pioneros de la zona: el danés Hans Christian Guldberg. Allí, las mujeres fundaron una pequeña bodega que administraron.

Seguir leyendo

Casa Maestras de Sarmiento.jpg
Las maestras estadounidenses vivieron en una parcela donada por los Guldberg, pioneros de Chacras de Coria.

Las maestras estadounidenses vivieron en una parcela donada por los Guldberg, pioneros de Chacras de Coria.

Mary Olive Morse y Margareth Louise Collord fueron dos de las profesoras y maestras que Domingo Faustino Sarmiento trajo al país para darle carnadura al proyecto educativo nacional.

Marie Olive Morse.jpg
Marie Olive Morse había llegado desde Maine, Estados Unidos.

Marie Olive Morse había llegado desde Maine, Estados Unidos.

Margareth Collord.jpg
Margareth Collord era nativa de Ohio.

Margareth Collord era nativa de Ohio.

Los restos de Morse y Collord descansan en el cementerio británico de Mendoza, ubicado en una pequeña porción del Cementerio de la Municipalidad de Mendoza.

El disparador

Mucho se ha escrito acerca de "las maestras de Sarmiento", más de medio centenar de mujeres que arribaron desde Estados Unidos durante el siglo XIX para formar a las docentes argentinas de la época.

El libro Las señoritas, de la escritora y periodista Laura Ramos, publicado por Lumen, reedita aquella parte de la historia.

imagen.png

La obra hace hincapié en dos educadoras de las que llegaron en la última tanda: Morse y Collord. La primera era nativa de Maine; la otra, de Ohio.

Entonces, con motivo del Día del Maestro, que se celebra cada 11 de septiembre, resulta imperativo visitar la tumba en tierra que comparten en el cementerio británico de Mendoza.

Memoria versus olvido

El sol gana terreno después de la lluvia y rebota en el enrejado negro que custodia esa parcela llamada Cementerio Británico. Elgar Jones, argentino y descendiente de galeses, nacido en la Patagonia, es vicepresidente de la comisión regularizadora de la sociedad británica. También es administrador de esas instalaciones.

Recibe a Diario UNO, abre el portón de rejas y facilita el acceso a ese pequeño camposanto.

Cementerio británico de Mendoza (1).jpg
Elgar Jones ingresa al sector británico del cementerio de Capital.

Elgar Jones ingresa al sector británico del cementerio de Capital.

Tumbas por doquier. Unas ochenta aproximadamente. Todas en tierra. Sencillas. Sin ornamentos ni firuletes. Discretas. Unas más antiguas que otras y en las primeras se notan el paso del tiempo y el olvido.

Hay sepulcros de empresarios, emprendedores, masones, deportistas y sus descendientes. Muchos se radicaron aquí como un coletazo del auge del transporte, en especial del ferrocarril y el automóvil.

El árbol más frondoso del pequeño rectángulo se alza estratégicamente para dar sombra a una sola tumba: la de las dos maestras de Sarmiento, que nacieron en 1864 y murieron en 1945. Collord cuando tenía 81 años; Morse, quien fuera su pareja, cuando estaba por igualarle la edad.

Tumbas Maestras Sarmiento.jpg
La tumba que guarda los restos de las maestras de Sarmiento desde 1945. (Gentileza: Carlos Campana)

La tumba que guarda los restos de las maestras de Sarmiento desde 1945. (Gentileza: Carlos Campana)

El historiador y periodista Carlos Campana también es anfitrión. Explica que las profesoras Morse y Collord dirigieron la Escuela Normal de Maestras de Mendoza cuando ésta funcionó en su primera ubicación: donde hoy se ubican las Galerías Piazza, en avenida San Martín 1.000, entre Garibaldi y Primitivo de la Reta de Ciudad.

Elgar Jones y Carlos Campana.jpg
Elgar Jones, administrador del cementerio británico de Mendoza, y Carlos Campana, periodista e historiador.

Elgar Jones, administrador del cementerio británico de Mendoza, y Carlos Campana, periodista e historiador.

"Más allá de ser extranjeras, las profesoras Morse y Collord estaban muy comprometidas con inculcar el patriotismo entre el alumnado. En 1899, el rector del Colegio Nacional, Julio Leonides Aguirre, realizó un homenaje a San Martín que sirvió para poner la piedra fundamental de lo que sería el Campo Histórico El Plumerillo. Las docentes fueron grandes colaboradoras para que este evento se concretara: organizaron importantes colectas entre los alumnos y el 24 de mayo de 1899, con la asistencia de alumnos del Nacional y la Escuela Normal, se colocó la piedra basal del Campo Histórico" "Más allá de ser extranjeras, las profesoras Morse y Collord estaban muy comprometidas con inculcar el patriotismo entre el alumnado. En 1899, el rector del Colegio Nacional, Julio Leonides Aguirre, realizó un homenaje a San Martín que sirvió para poner la piedra fundamental de lo que sería el Campo Histórico El Plumerillo. Las docentes fueron grandes colaboradoras para que este evento se concretara: organizaron importantes colectas entre los alumnos y el 24 de mayo de 1899, con la asistencia de alumnos del Nacional y la Escuela Normal, se colocó la piedra basal del Campo Histórico"

Vivieron juntas casi hasta el final de sus días. Fueron parte de la sociedad de Chacras de Coria y residieron en una parte del terreno del danés Guldberg.

Fueron muy unidas. Tanto, que cuando una de ellas estaba a punto de morir en Buenos Aires pidió que sus restos fueran traídos a Mendoza y dispuestos junto a la otra. Y así fue.

"Mantuvieron una relación de pareja en una época en la que no era bien visto; algo que hoy es muy común"

En la lápida que data de 1945 puede leerse en inglés y castellano una frase que pone de manifiesto que el amor entre ambas estaba por sobre cualquier prejuicio o costumbrismo. Incluso por sobre la muerte.

"And in their death they were not divided" que significa "en su descanso eterno no fueron separadas".