Vacuna pediátrica

A quién aplicar las dosis de Moderna: el Gobierno escucha a expertos

Argentina recibió el primer cargamento de un total de 3,5 millones de dosis de Moderna. Se pueden usar en menores y también se podrían usar como segundas dosis

Por UNO

(Editado por Sara González) Argentina recibió este viernes a última hora, 3,5 millones de dosis de vacunas del laboratorio americano Moderna que fueron donadas por Estados Unidos. Estas vacunas se esperaban con mucha expectativa porque se podrán aplicar a menores de edad. Ahora el Gobierno analiza a quién aplicar primero estas dosis para iniciar la inmunización en niños y adolescentes con la primera vacuna que dispone el país para este segmento etáreo.

Días atrás, durante su visita al Reino Unido la ministra de Salud, Carla Vizzotti, se reunió con Marta Cohen, la patóloga pediátrica argentina que reside en Inglaterra, que le sugirió a qué grupos se deberían aplicar las vacunas de Moderna que fueron donadas por los Estados Unidos a la Argentina.

Seguir leyendo

En una entrevista radial la especialista contó detalles de la charla, a la que calificó como “muy productiva”. “Vizzotti manifestó el deseo de vacunar a los niños en situación de riesgo y con comorbilidades y yo le comenté la necesidad de vacunar a los hermanos que conviven con esos niños”, dijo Cohen, y recordó que se estima que son 100.000 los chicos de entre 12 y 17 años con comorbilidades los que esperan ser inmunizados en el país.

Además, contó que cambió su mirada respecto de avanzar con la vacunación de todos los menores de edad, y consideró que, en esta etapa, es más importante que toda la población mundial mayor de 18 años se vacune primero.

“El porcentaje de muerte en menores es de 0,17 cada 100.000 habitantes. Por eso la Organización Mundial de la Salud pide que en los países donde sobran vacunas y se avanza con los más chicos, den esas dosis para los adultos de otros países. Hay que poner en la balanza quiénes necesitan más esas vacunas, para disminuir la mortalidad global”, dijo Cohen.

Esta opinión de la experta argentina podría hacer variar el análisis previo que se ha hecho sobre el destino de estas vacunas. Porque si bien, sirven para los niños, también podrían usarse para aplicar la segunda dosis de refuerzo a quienes todavía la esperan. En la Argentina cerca del 46% de la población objetivo ya tiene una dosis de vacuna pero sólo el 11% tiene el esquema de inmunización completo. Un porcentaje sumamente bajo que preocupa a las autoridades sanitarias sobre todo teniendo en cuenta el avance de la cepa Delta.

La donación de los 3,5 millones de dosis de Moderna se destrabó tras la modificación de la ley que hizo el presidente Alberto Fernández a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Vuelo-vacunas-Sputnik-V-Moscu.jpg

Las 3,5 millones de dosis representan el envío más grande que haya hecho hasta el momento la administración de Joe Biden para América Latina. Las vacunas se encontraban en un depósito en la ciudad de Memphis y llegaron en los vuelos AR1097 y AR1099 de Aerolíneas Argentinas.

Además de la dosis donadas, la semana pasada, el Gobierno anunció un acuerdo con Moderna para la adquisición de 20 millones de vacunas, que comenzarán a llegar al país en el primer trimestre de 2022.

Se trató del primer contrato que rubrica el Gobierno luego del decreto de modificación de la Ley de Vacunas 27.573 de acuerdo a las condiciones que los laboratorios de origen norteamericano exigían para concretar la venta de vacunas. La decisión habilitó también la posibilidad de obtener durante este año una donación de más dosis de esta vacuna de parte de Estados Unidos, algo que ahora se concreta.

El Gobierno estaba especialmente interesado en cerrar este primer acuerdo ya que el proceso de ensayos y presentación de documentación para la autorización de emergencia del uso de la vacuna de Moderna Covid-19 en menores de 12 a 18 años se encuentra en una etapa muy avanzada y podría definirse "muy próximamente" tanto en FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos) como en la EMA (Agencia Europea de Medicamentos), según informó un comunicado del Ministerio de Salud.

La adquisición de vacunas norteamericanas, aptas para el uso pediátrico, venía siendo un reclamo constante de parte de representantes de la oposición política y de organizaciones de padres con hijos con comorbilidades.

Una ventaja de esta vacuna es que está propuesta para su uso como refuerzo, ya que la plataforma de ARN mensajero permite ser modificada en relación a las variantes que están en circulación.