Diario Uno Política Carolina Losada
Análisis y opinión

Una campaña cachonda y ridículamente provocadora

A la actual campaña política le cabe aquel dicho popular que dice: "Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces". Mucho sexo, pero sólo de palabra

La política se está poniendo estúpidamente cachonda y ridículamente provocadora. Tanto garchar, tanta calentura y tanto fanfarroneo por parte de los candidato/as a las PASO parece ser en realidad un síntoma de lo que carecemos.

Hay mucho postulante presumido con esa moda de adoptar poses disruptivas para las que no les da el cuero. Se hacen los raros, y ahí nomás te sacan el carnet antisistema. Demasiado envoltorio. y escaso sustento.

Seguir leyendo

Además de sexo, insisten en hacer spots que son, supuestamente, la mar de divertidos, como los de Randazzo. Menos mal que ya quedan poquitos días para ir a votar. A esta altura, la mayor parte de los ciudadanos sabe perfectamente a quien va a votar.

Hay decisiones profundas del votante que ninguna encuesta puede llegar a traducir del todo. Una de las novedades de esta elección 2021 es, por ejemplo, la reticencia a contestar los sondeos de opinión.

Sexo y joda

Algunos creativos sospechan que lo que garpa es la propaganda audaz, deslenguada, con guiños hacia lo sexual y a la joda tipo Tinelli. Una onda es el voto hot. "Yo sé que están muy calientes", dice en un video la ex periodista Carolina Losada, candidata de Juntos por el Cambio en la provincia de Santa Fe, ataviada con una remera escotada de la que sobresalen sus senos.

Candidatos y publicistas dicen que quieren movilizar al voto joven porque es el que estaría más enojado por el recorte de libertades durante la cuarentena. "Piensan que los jóvenes sólo quieren bailar y coger, cuando en realidad lo que busca el 70% de los jóvenes es irse del país", dice, exagerando el porcentaje, el consultor Jaime Durán Barba quien calificó de "pendevieja" a Victoria Tolosa Paz.

Si hay un voto que no es de nadie es el de los jóvenes, advierten a su vez varios de los encuestadores más conocidos. En estas PASO se incorporan un millón de nuevos votantes que no estarían muy convencidos de votar al kirchnerismo. El ecuatoriano también se la agarró con Javier Milei al afirmar que "parece que los libertarios no se llevan bien con la locura".

Aquel audio

Según escribió el periodista Pablo Ibañez en el sitio digital elDiarioAR, el origen "del garche" de Tolosa Paz está en un audio que en mayo de 2020 el actor Gabriel Goity le pasó a su colega Coco Sily para que éste se lo entregara al presidente Alberto Fernández a través del publicista oficial Pepe Albistur, esposo de la actual candidata Tolosa Paz.

El texto del audio aludido, que le quedó grabado a la dama, es éste: "Por favor, Coco, decile a Pepe Albistur que le diga al Presidente que deje dos horas por semana para ir a garchar. Después volvemos y nos guardamos". Se refería al decreto más duro de la cuarentena, el mismo que pocas semanas después ignorarían el propio Alberto, su pareja Fabiola Yañez y 10 invitados que concurrieron al famoso cumpleaños de la residencia Olivos.

Casi todos los gobiernos han sido remisos a expandir la educación sexual en las escuelas secundarias. Sin embargo, con esto del garche de los jóvenes el Estado parece querer dar un paso delicado que es el de meterse en las sábanas de los jóvenes no por una cuestión científica o sanitaria sino falsamente electoral.

Los jóvenes viejos

En Infobae la docente Rosario Meza escribió una columna sobre el adulto joven donde se pregunta "por qué nos quieren imponer que hablemos del garche (Tolosa Paz) y del porro (María Eugenia Vidal) cuando en realidad tendríamos que estar hablando de la terrible crisis de expectativas que tenemos los adultos jóvenes en la Argentina, donde vivimos coqueteando con el exilio no porque lo deseemos sino porque estamos cansados de que se nos niegue desear".

Con todo lo troglodita que es, Sergio Berni se permitió un rapto de sinceridad para con su compañera de partido Tolosa Paz: "Si no hay equidad social, no hay garche que valga", le espetó.

Y la escritora y ensayista Beatriz Sarlo fue contundente al calificar a Tolosa Paz como "una cheta que dice malas palabras. Eso es lo que hacíamos cuando teníamos 10 años y decíamos boluda y nos sentíamos libres". La simpleza de la veteranía. Cortita y al pie.