Actividad en el Senado

Un proyecto para tratar el autismo reveló que la Comisión de Salud no se reúne desde el 2021

Esa comisión que preside el senador radical Lucas Quesada debía tratar una iniciativa para modificar la ley de diagnóstico y tratamiento del Trastorno de Espectro Autista, pero no se reúne desde el año pasado. Argumentan que no avanzan porque aún no reciben las respuestas de las consultas que hicieron sobre el tema al Ministerio de Salud

El proyecto que busca modificar la ley N° 8.859 que define el Protocolo de Prevención y Detección Temprana de Trastornos de Espectro Autista (TEA) ingresó a la Comisión de Salud del Senado en diciembre del 2020, es decir hace 15 meses, y debía tratarse este miércoles, pero seguirá durmiendo en un cajón, ya que esos legisladores no se reunieron.

Pero no sólo no se juntaron este miércoles a las 9 de la mañana, como estaba previsto, sino que esos senadores no se reúnen desde el año pasado.

"Nos tiene que convocar el presidente de la comisión. Hubo una convocatoria en la semana del feriado de Carnaval (del 28 de febrero y el 1 de marzo), pero después se suspendió", contó el vicepresidente de esa comisión, el senador peronista Samuel Barcudi, quien admitió que en lo que va del 2022 aún no se han reunido, y a la par aclaró que él sólo puede ponerse al frente de ese grupo unicameral de 7 senadores si el presidente no está.

lucas quesada2 – copia

El presidente aludido es el senador radical Lucas Quesada, quien ante la consulta de Diario UNO sobre por qué no se avanzó con ese proyecto, argumentó escuetamente por tener "problemas de señal de teléfono": "Nosotros en febrero pedimos informe al Ministerio de Salud sobre ese expediente y todavía no llega la contestación. Lo que queremos es tener una opinión sobre lo que se pide modificar de esa ley".

El pedido al que se refirió el senador fue enviado el 14 de febrero pasado, hace ya más de un mes, con destino al escritorio de la ministra Ana María Nadal y se supone que si la respuesta es favorable a los cambios que se pretenden implementar a la ley, la comisión estaría en condiciones de dar el despacho favorable para que pueda derivarse a la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, en donde tendrá que sortear otro análisis.

Según consta administrativamente, el proyecto ingresó en esa comisión en diciembre del 2020, y de hecho los padres que impulsan ese proyecto que es de autoría del senador Marcelo Romano, guardan las imágenes de una reunión virtual que tuvo esa comisión el lunes 14 de diciembre de ese año.

Lo que se pretende modificar

Según resalta un grupo de padres y madres que integran la Asociación de Autismo Mendoza, y pujan para que esa modificación se concrete, es "fundamental que se avance con este cambio porque la detección temprana del TEA es clave para hacer un abordaje temprano y también para lograr el tratamiento acorde, porque hay muchos profesionales que no están capacitados para detectarlo. Además si bien no hay estadísticas en Argentina, las que provienen de otros países muestran que uno de cada 64 chicos tiene TEA", remarcan.

La iniciativa hace foco en modificar el artículo 2 de la ley 8.859 el que quedará redactado de la siguiente manera:

Artículo 2° – La aplicación del Protocolo de Prevención y Detección Temprana de Trastornos de Espectro Autista será obligatorio y comprenderá las siguientes acciones:

  • inc a) En ocasión de realizarse la primera vacunación obligatoria correspondiente al calendario anual a niños a partir de los dieciocho (18) meses de edad; o en la primera consulta médica, el Médico Pediatra o Médico de Familia deberá aplicar el cuestionario del Protocolo de Prevención y Detección Temprana de Trastornos de Espectro Autista (TEA), denominado M-CHAT/ES, que como anexo forma parte integrante de la presente Ley.
  • inc b) Las condiciones culturales, sociales, educativas y lingüísticas de la familia deberán tenerse en cuenta a los fines de asegurar su comprensión del cuestionario.
  • inc c) Los resultados del cuestionario quedarán registrados en la historia clínica del paciente y en la Libreta Sanitaria Infantil.
  • inc d) Los padres, tutores o representantes legales del niño recibirán un certificado con el resultado del cuestionario con la firma del profesional médico interviniente. La confección del certificado tipo estará a cargo del Ministerio de Salud.
  • inc e) En caso de resultar necesario, atento a los resultados del cuestionario, el certificado entregado a padres, tutores o representantes legales del niño, incluirá la derivación a un especialista.

También busca incorporar a la Libreta de Salud Infanto-Juvenil el cuestionario previsto en este artículo relacionado a la detección del Trastorno del Espectro Autista (TEA) a los fines de promover el diagnóstico temprano y el acceso a los tratamientos previstos por el sistema de salud.

En el texto del proyecto también queda establecido que será el Ministerio de Salud a través del área especializada correspondiente el organismo responsable de las modificaciones e incorporaciones previstas en la presente norma y que la autoridad de aplicación podrá firmar convenios de colaboración con entidades benéficas, colegios profesionales u otras instituciones dedicadas a la detección y acompañamiento a personas con TEA, a los fines de contar con su asesoramiento.

Cómo afecta no tener un diagnóstico precoz del autismo

"Nuestro hijo tenía 10 meses y ya daba indicios de autismo, pero su diagnóstico se dilató porque la fonoaudióloga que lo evaluó no supo detectarlo y cuando la consultamos nos dijo que era varón, que los chicos son más lentos y que había que esperar para que comenzara a hablar. El resultado fue que recién a los dos años dimos con una profesional que pudo diagnosticarlo, pero para ese entonces habíamos perdido un valioso tiempo de tratamiento que le llegó más tarde. Así como nosotros hay padres que llegan a la escolarización sin confirmar que su hijo tiene TEA", contó Celeste, una de las mamás que piden por esta modificación legal.

Pero además de esa dificultad que genera dar con un diagnóstico oportuno, los padres de chicos con TEA también deben sortear otros tantos dilemas de cobertura de salud para el tratamiento de sus hijos.

"El abordaje temprano también es clave para darle a nuestros hijos herramientas con las que puedan manejar ciertas situaciones sociales. Hay madres que se han encontrado con que en los hospitales públicos los derivan a un tratamiento psiquiátrico con medicación, que no es la solución en todos los casos, o tratamientos neurológicos que sólo se hacen de manera privada. Hoy una consulta privada con un neurólogo cuesta entre $6.000 y $9.000 y nos recomiendan hacer una cada 3 meses", cuenta Sandra, otra de las madres cuyo hijo convive con TEA.

Temas relacionados: