La primera sentencia que María Teresa Day (49) firmó como integrante de la Suprema Corte de Justicia es un gancho al hígado del ala peronista del máximo tribunal, porque endureció notablemente la condena a prisión para el asesino de una niña respecto de un fallo anterior.

Te puede interesar: ANSES| IFE| AUH: quiénes cobrarán el tercer bono y de cuánto será: ¿se abre una nueva inscripción?

Day llegó rápido y pegó sin perder tiempo. Casi una semana después de haber jurado y aun en medio de los cuestionamientos públicos del PJ sobre sus condiciones para ser ministra de la Corte, tanto que ni siquiera votó su pliego en la sesión del Senado, la sucesora de Jorge Nanclares condenó a Lucas Barroso a 26 años de cárcel por el crimen de Micaela Tati (13).

Homicidio agravado, dice el nuevo fallo (segundo de la Corte local) acerca del caso de 2012 que sacudió al oeste de Godoy Cruz.

La diferencia es abismal: frente al mismo hecho delictivo expuesto en el mismo expediente, el ala peronista de la Corte, encabezada por Omar Palermo y con el apoyo de Mario Adaro, le había impuesto a Barroso en el 2015 la pena de 8 años de cárcel por el delito de "homicidio imprudente" bajo el argumento de que la bala asesina no estaba dirigida a la menor sino a un tío que estaba junto a ella.

Otro dato clave: ese fallo fue en respuesta a la apelación de una sentencia de 2014 cuando Barroso fue condenado por la Sexta Cámara a ir a prisión durante 26 años. Esta había sido firmada por el entonces juez de sentencia Alejandro Gullé, un duro del fuero penal, a quien Alfredo Cornejo convirtió en Procurador de la Corte en 2016.

Intervino Teresa Day como miembro subrogante de la Sala Segunda (casos laborales y penales) porque se agotó el plantel titular: Palermo y Adaro ya habían opinado cuando otorgaron la cuestionada rebaja y José Valerio había participado en una sentencia de apelación de otro condenado por el caso Micaela Tati.

La acompañaron en la decisión las camaristas civiles Marina Isuani y Alejandra Orbelli, también un función de subrogantes.

La Corte mendocina debió sentenciar por segunda vez en este caso porque la Corte nacional dejó sin efecto el fallo de Palermo y Adaro con la disidencia de Herman Salvini.

Todo comenzó cuando la Procuración de la Corte apeló en Buenos Aires la rebaja a 8 años de cárcel que dejó sin efecto el fallo de la Sexta Cámara del Crimen.

Teresa Day firmó su primera sentencia casi al mismo tiempo en que el ala peronista de la Corte en pleno (Palermo/Adaro/Gómez) faltaba, el viernes pasado, a la elección que terminó catapultando a Dalmiro Garay a la presidencia de la Corte hasta noviembre de 2021.