Diario Uno Política Tarifas
Inflación y subas

Tarifas de luz, gas y combustible quedan congeladas hasta fin de año

El secretario de Energía, Darío Martínez confirmó que las tarifas de luz, gas y combustible quedarán congeladas hasta fin de año

El Gobierno confirmó que no habrá más aumentos en el segundo semestre del 2021 para los servicios de gas, luz y combustibles. La noticia la dio el secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez.

La noticia representa un alivio para el bolsillo de los usuarios en un contexto donde la inflación viene dando un golpe fuerte mes tras mes. El último reporte del INDEC indica a que la suba de precios tuvo una leve baja respecto al mes anterior y se fijó en el 3,3 % pero de todas maneras la suma de los últimos meses llega al 50%.

Seguir leyendo

El funcionario explicó el contexto internacional de precios del petróleo que presiona sobre la suba de tarifas sin embargo, aclaró que el Gobierno no planea realizar una suba de tarifas en el segundo semestre del 2021 para la nafta ni tampoco para la luz y el gas.

"El Presidente y la vicepresidenta decidieron este año que ya hay muchas dificultades no tener un impacto en cuanto a las tarifas y esa es una decisión que nosotros trasladamos", dijo.

En declaraciones al diario Río Negro, Martínez reconoció que esta decisión traerá tensiones con el sector productor de los hidrocarburos. "Eso genera una tensión entre el Estado y las productoras pero nosotros creemos que en el segundo semestre no deberían variar los precios, no debería haber incrementos. Es verdad que sube el Brent ( el barril Brent hoy cotiza a US$ 74,1) y los precios los definen las productoras, pero nosotros creemos que no debería haber movimientos en el segundo semestre", indicó.

La decisión del Gobierno de mantener las tarifas congeladas generará tensiones con el sector empresario del sector pero es una medida de alivio que se inscribe dentro de una serie de acciones con las que el Gobierno busca aliviar los gastos de la clase media. Con este objetivo, hace pocos días se dio marcha atrás con la actualización de la suba en el Monotributo que causó gran malestar entre los contribuyentes; y también reglamentó la quita en el pago de Ganancias para los empleados que ganan menos de $150.000 de sueldo bruto.