La embajada de Suecia en la Argentina respondió a los dichos del presidente Alberto Fernández sobre los números de la pandemia de coronavirus en ese país y advirtió que "es difícil hacer comparaciones directas". 

Luego de que el presidente Alberto Fernández utilizara como ejemplo el caso de Suecia en el marco del anuncio de la nueva extensión de la cuarentena, la sede diplomática expresó que "es difícil hacer comparaciones directas entre las medidas de contención que han adoptado diferentes países".  

No obstante, señaló que tienen tasas de mortalidad "más altas que algunos otros países que han impuesto la cuarentena, y más bajas que otros que también han impuesto la cuarentena".

Así lo manifestó la Embajada sueca a través de un comunicado difundido este lunes en su página oficial, al responder al "interés" sobre el combate del COVID-19 en ese estado que se registra en la Argentina.

Medidas suecas para la contención del coronavirus

Bajo el título "Medidas suecas para la contención del coronavirus", la sede diplomática, sin dar nombres de ningún funcionario o político argentino, destacó que "durante los últimos días se ha notado interés sobre la forma en la que Suecia está combatiendo el nuevo coronavirus".

En el "texto explicativo", la Embajada precisó que "el objetivo de las medidas de contención de Suecia del brote del coronavirus es el mismo que en otros países: salvar vidas y proteger la salud pública".

En otro pasaje del documento, expresó que "la vida en Suecia no continúa como de costumbre", y enfatizó que "la economía se vio fuertemente afectada por la pandemia y se espera un ascenso dramático del desempleo".

Además, la sede diplomática aclaró: "Nos enfrentamos con los mismos desafíos y hacemos uso de instrumentos similares a otros países. Fomentamos el distanciamiento social, protegemos a los grupos vulnerables y a los de riesgo, realizamos testeos y reforzamos nuestro sistema de salud".

Resaltó que el criterio utilizado en su país "es aplanar la curva de contagios y evitar que el sistema de salud se sobrecargue", y también utilizar "medidas" que consisten en una "combinación de legislación y recomendaciones".

Se indicó, a la vez, que "el Gobierno de Suecia ha impuesto el cierre de fronteras, suspensión de clases en escuelas secundarias, prohibición de visitas a geriátricos y eventos de más de 50 personas", mientras se insta "a que las personas que presentan síntomas de Covid-19 no vayan a trabajar, lo cual es posible a través de un seguro de salud extendido".

Qué medidas no se tomaron: no impuso aislamiento y los jardines siguieron abiertos

En el comunicado, la Embajada sueca informó también qué "medidas de Suecia difieren de otros países".

"Nosotros no hemos impuesto un aislamiento social, preventivo y obligatorio, no hemos impuesto el cese de la actividad comercial a algunas empresas y no hemos cerrado jardines de infantes ni escuelas primarias", agregó la sede.

El viernes último, el presidente cuestionó a los opositores que piden observar el modelo sueco, y comparó la situación de ese país en cuanto a contagios y muertes con la de Noruega, que implementó una cuarentena estricta y tuvo menos impacto del coronavirus.

 Embed      

Seguir leyendo

Temas relacionados: