Mina de cobre en Malargüe

Senadores dilatan el debate de Cerro Amarillo para construir consenso político y no avanzar en falso

Con el fantasma latente de la fallida reforma de la ley antiminera 7722, en el Gobierno apostarán a que la reactivación de la mina de cobre de Cerro Amarillo salga con el aval de la mayor cantidad de fuerzas políticas. El PJ pidió tiempo para analizar cuestionamientos ambientalistas y escuchar a los técnicos

El proyecto minero de Cerro Amarillo, que el mismo Rodolfo Suarez llevó a la Legislatura hace dos semanas con el objetivo de reactivar esa mina de cobre cuanto antes, ahora se dilata en pos de lograr que tenga el mayor consenso político posible. En el Gobierno prefieren que ese proyecto de aprobar la declaración de impacto ambiental espere, a la opción de avanzar con los propios votos oficialistas y que luego fracase por los cuestionamientos ambientalistas y opositores.

El fantasma de la la fallida reforma de la ley antiminera 7722, que se dio en esta misma época a fines del 2019, dejó una enseñanza en el Gobierno: ningún proyecto minero tiene futuro en Mendoza si no cuenta con el respaldo de todo el arco político y social.

Por eso, pese a la premura para reactivar la mina de Cerro Amarillo en Malargüe antes del fin de la gestión, ahora los senadores oficialistas priorizarán escuchar a técnicos y especialistas, e incluir a algunas propuestos de la oposición, con tal de construir el consenso necesario.

Eso quedó al desnudo este jueves cuando comenzó el debate en las comisiones de Hidrocarburo, Minería y Energía junto a la de Ambiente y Cambio Climático. En la breve reunión, que duró poco más de una hora, se resolvió citar al director de Minería, Roberto Zenobi y a la directora de Protección Ambiental, Miriam Skalany para que defiendan las potencialidades de esa mina malargüina.

A los senadores se les entregó detalles del proyecto desde 2006, cuando estaba en manos de Latinamerican Minerals Argentina, del de 2008 cuando el grupo detrás del concesionario era Constitution Mining Argentina S.A. y, finalmente, cuando se presentó en 2014 estaba en manos de Meryllion Argentina S.A.

►TE PUEDE INTERESAR: Este jueves se inicia en la Legislatura la discusión por el proyecto minero de Cerro Amarillo

La declaración de impacto ambiental de Cerro Amarillo dilataría aún más el debate

Uno de los puntos Cerro Amarillo que más controversia genera es su Declaración de Impacto Ambiental (DIA). Esa fue el eje central del rechazo que ya adelantó el Partido Verde en el comunicado que envió este miércoles en el que asegura que ya caducó ya que debería actualizarse cada dos años, y también uno de los puntos que resaltó la nota que ingresó este jueves el profesor y licenciado Marcelo Giraud, que pertenece al Departamento de Geografía de la UNCuyo.

En esa nota califica de "sorprendente y preocupante" que el Poder Ejecutivo envíe a la Legislatura la mismas DIA que se envió en el 2014 basándose otra vez en un informe sobre glaciares "presentado por el proponente, sin haber dado intervención alguna al IANIGLA para su evaluación".

Para escuchar a esos técnicos, más los que pueda invitar el PJ, que habría aportado una lista de especialistas para consultar, todo hace suponer que el dictamen de esas comisiones llegue a fin de año con suerte, ya que la próxima reunión podría caer el 8 de diciembre próximo que es feriado y el debate se extienda hasta principios del 2023.

"Desde el bloque consideramos que debemos tomarnos todo el tiempo posible, para poder tener las seguridades jurídicas y ambientales”, pidió Lucas Ilardo.

Por las condiciones meteorológicas en la zona donde está ubicado el yacimiento, la ventana para una posible exploración se extiende entre diciembre y marzo. Por eso, con una aprobación después de diciembre, el tiempo para el proceso de exploración podría no ser suficiente.

TE PUEDE INTERESAR: Emilio Guiñazú defendió la mina de Cerro Amarillo: "Cumple la 7.722, no afecta ríos y tiene potencial"

Qué dice el proyecto que persigue la exploración de Cerro Amarillo

El expediente 78.326 que se analiza en comisiones del Senado provincial incluye "la perforación de 9 pozos exploratorios de no más de 400 m de profundidad, con el objeto de determinar el perfilaje geofísico y evaluar el potencial geológico del yacimiento».

Además, y en un punto destacado por el Ejecutivo, se indica que «el mineral presente en el yacimiento es sulfuro de cobre, con presencia de otros elementos que de acuerdo a las técnicas industriales aplicadas de concentrado se deben extraer mediante flotación».

Lo que se busca en concreto es ratificar la Resolución Conjunta n° 031 de Minería del Ministerio de Energía y n° 412 de la Dirección de Protección Ambiental del Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales de 2014.

Temas relacionados: