Inversiones hidroeléctrica

Rodolfo Suarez se reunió con Cartellone con la pretensión de reactivar la obra del dique Los Blancos

La central hidroeléctrica y el dique Los Blancos, en el río Tunuyán, es un antiquísimo proyecto que se proyectó hace más de 50 años. Ahora la UTE que conforman la constructora José Cartellone y un grupo inversor brasileño pretende reactivar la obra que se les adjudicó en 2012

Al gobernador Rodolfo Suarez se le dibujó una sonrisa el jueves pasado cuando le llegó la novedad de que representantes de la empresa constructora José Cartellone Construcciones Civiles, y los dueños de un grupo inversor brasileño, que tienen la preadjudicación de la central hidroeléctrica y el dique Los Blancos, en el río Tunuyán, pretendían reunirse con él para darle detalles de como piensan reactivar la obra. La obra sería clave para el oásis central y ayudaría a paliar la crisis hídrica.

Si bien no trascendieron demasiados detalles de esa reunión, a la que se sumaron el ministro de Infraestructura, Mario Isgró y el de Economía, Enrique Vaquié, sí está claro que los empresarios se encargaron de transmitirle a Suarez que cuentan con el financiamiento necesario para retomar aquella obra hidroeléctrica que se le preajudicó a esa UTE en el 2012.

Por lo que trascendió esa obra hidroeléctrica, cuyo convenio de reactivación firmaron en el 2008 el ex gobernador Celso Jaque y el expresidente Néstor Kirchner, iba a financiarse con fondos brasileros y luego el Estado nacional pagaría el costo de la obra con la venta de la energía que iba a sumar al sistema interconectado nacional. Sin embargo, el dique no avanzó por problemas de financiamiento de la firma brasilera que se había asociado a Cartellone.

"Se le presentó al gobernador la posibilidad de retomar la obra que se encuentra preadjudicada con financiamiento proveniente de Brasil. Para esto es necesario formalizar el ofrecimiento de fondos para posibilitar la concreción de la obra en Tunuyan. El repago del financiamiento se cancelará con la generación de la energía eléctrica", contó Alejandro Cartellone, presidente del directorio y CEO de la firma constructora, quien recordó que la importancia de esta dique para el oásis central está en el aporte "al manejo del agua, aumentando las hectáreas para regadío y asegurando las necesidades para la población".

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué en Mendoza el turismo y la montaña no terminan de congeniar?

La cautela del Gobierno

Aunque la reunión se dio el jueves, es evidente que desde el Gobierno no la informaron y prefirieron la cautela. Es que antes de ilusionarse con la chance de poder contar con un nuevo dique y una central hidroeléctrica sin que la provincia tenga que hacer grandes aportes, prefirieron pedir la resolución del Ministerio de Infraestructura y Energía de la Subsecretaría de Obras Públicas de la Provincia de Mendoza N° 1145-IE-2012 de fecha 17 de diciembre de 2012 y chequear las condiciones de la preajudicación.

En teoría en ese documento se le habría preadjudicado la construcción, operación y mantenimiento de la obra a la UTE que conformaron José Cartellone Construcciones Civiles y la constructora OAS LTD, una firma brasileña que ahora fue adquirida por un grupo inversor del vecino país. En principio, al adquirir la firma, ese grupo brasilero también adquiere también los antecedentes y los derechos adquiridos por aquella empresa.

A 10 años de aquella preadjudicación, el expediente está archivado y ninguno de los funcionarios que participaron de la reunión conocía el expediente, de hecho ni el Fiscal de Estado, ni el Asesor de Gobierno, que debieron firmarlo eran los mismos.

Cristina Fernández de Kirchner junto a Francisco Pérez en su visita del 2015.jpg

Después de aquella preadjudicación, en junio del 2015 la ex presidenta Cristina Fernández Kirchner cuando aún conservaba cierto aprecio por el ex gobernador Francisco Pérez, aprovechó su visita a Mendoza en la que inauguró la Unidad de Diagnóstico Intensivo de Fray Luis Beltrán, para anunciar que la Nación le daría a Mendoza la asistencia financiera para el complejo hidroeléctrico Los Blancos.

En ese momento, el proyectado dique le suponía al gobierno nacional una inversión de 964 millones de dólares, y se promocionaba que generaría 2.500 puestos de trabajo directo de los cuales el 90% sería mano de obra y tecnología nacional.

TE PUEDE INTERESAR: Suarez espera que la crisis no se lleve puesto a Potasio Río Colorado

Dónde se haría el esperado dique y qué obras tenía el proyecto

Esa obra de aprovechamiento hidroeléctrico consta de dos represas que se planificaban en la cuenca superior del Río Tunuyán, a 44 kilómetros del distrito sancarlino de La Consulta, entre San Carlos y Tunuyán. Contempla la optimización con fines hidroeléctricos de un salto neto nominal total de 569 m, en un tramo de 33 kilómetros del río, y suponía la ejecución de las siguientes obras:

  • Presa Los Blancos de 135 metros de altura que crea un embalse de 85 hectómetros cúbicos de capacidad, el cual si bien es reducido, puede cubrir algunas necesidades en años hidrológicamente pobres.
  • Central Hidroeléctrica Los Blancos I con una potencia de 324 Mw (megawatts) y una generación promedio anual de 900 Gwh/año (gigawatts hora por año).
  • Presa Los Tordillos de 47 metros de altura que crea un contraembalse de 3Hm3, a 15kilómetro aguas abajo del primero, que permitiría regular los caudales para el mejor funcionamiento de la Central Hidroeléctrica Los Blancos I y que serviría de obra de cabecera para el futuro Aprovechamiento Hidroeléctrico Los Blancos II.
  • Central Hidroeléctrica Los Blancos II dispondrá de una potencia instalada total de 162 Mw y una generación promedio anual de 438 Gwh/año, finalizando el sistema en el dique derivador Valle de Uco, que opera con fines de regulación de riego y que se encuentra a 18 Km aguas abajo de donde se construirá la Presa Los Tordillos.

Otros elementos importantes de la obra serían los túneles de conducción de Los Blancos I y el de restitución de Los Tordillos, los caminos del aprovechamiento, sistemas de seguridad de presas, como así también las estaciones transformadoras y sus correspondientes líneas eléctricas en 500 kv (kilovolt) para Los Blancos I y en 132 kv para Los Tordillos. La primera de ellas se conectaría al sistema Comahue Cuyo y la segunda al sistema en 132 kv de la zona productiva del Valle de Uco. Esto último brindaría garantía energética.

Una obra que se proyectó hace más de 50 años

Casi como ocurre con el ansiado y postergado Portezuelo del Viento, el dique y la central hidroeléctrica Los Blancos también ostenta 53 años de proyecciones, promesas y desencantos.

El primero hito en la historia de esta obra se dio en 1969 cuando se realizó el primer trabajo de campo de desarrollo eléctrico de la región de Cuyo, realizado por Edes Auxini. Cinco años más tarde, en 1974 Agua y Energía desarrolló el primer proyecto licitatorio del aprovechamiento hidroeléctrico Los Blancos. Casi como un vaticinio de una historia de postergaciones, su llamado a licitación fracasó por razones económicas.

En 1986 el proyecto de 1974 se actualizó y nuevamente el Estado Provincial llamó a licitación pública, sin efecto.

El proyecto durmió aletargadamente 22 años hasta que en el 2008 el ex presiente Néstor Kirchner y el ex gobernador Celso Jaque firmaron un convenio entre Mendoza y la Nación para reactivar la construcción del Aprovechamiento Hidroeléctrico Los Blancos, en el marco del Plan Energético Nacional.

Nestor Kirchner y Celso Jaque.webp

Mas tarde se realizó un estudio de análisis de las empresas interesadas y una selección fehaciente de las empresas que podrían resultar adjudicatarias de la obra. Este proceso culminó el llamado a licitación pública nacional e internacional para su construcción. Un año más tarde el Gobierno provincial abrió las ofertas de manifestación de interés y la calificación de empresas.

En el 2011 las empresas Industrias Metalúrgicas Pescarmona SAIC y F (IMPSA), la UTE IECSA – Contern Construçoes e Comercio Ltda, y la UTE Cartellone Construcciones Civiles S.A. y OAS Ltda, fueron las 3 constructoras que se presentaron a la licitación pública nacional e internacional para la construcción, operación y mantenimiento durante 20 años de la obra.

Al año siguiente se anunció la pre-adjudicación a la UTE formada por José Cartellone Construcciones Civiles S.A. y por la Constructora OAS Ltda (Sucursal Argentina) de Brasil.

En el 2015 fue la ex presidenta Cristina Fernandez de Kirchner quien anunció la adjudicación y el financiamiento de la obra.