Sólo restan dos días para la fecha límite de la presentación de los frentes partidarios en la Justicia Electoral para las próximas elecciones legislativas 2021 y en el frente Cambia Mendoza, la puja por los cargos, los tironeos y pases de facturas entre la UCR y el PRO son constantes. Tanto que mientras las cabezas de ambos partidos entrecruzan ardientes llamadas, los enviados se reúnen para poner en la mesa los pedidos para negociar.

La situación está tan tensa que en el radicalismo ya creen que el precio que pretende el PRO para firmar la continuidad en el frente es muy alto y no descartan que puedan ir por fuera si es que deciden no ir a unas PASO, algo que en el PRO no ven con buenos ojos.

Seguir leyendo

La escena podría parecerse a la previa entre un duelo de ofendidos caballeros del siglo XIX. Los oponentes, Alfredo Cornejo y Omar De Marchi, decidieron que sus enviados, o padrinos de aquel entonces, negociaran las condiciones del duelo. Así es que este sábado se reunieron por el lado del PRO, acudió el intendente de Luján de Cuyo, Sebastián Bragagnolo y el presidente del partido en la provincia y diputado, Álvaro Martínez, y por el radicalismo, su presidente e intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar y el presidente de la Cámara de Diputados, Andrés Lombardi.

En la mesa cada uno puso sus condiciones y comenzaron los tironeos. Los del partido amarillo habrían pedido para sí que en las próximas listas les cedieran 8 bancas "entrables" en la Legislatura y representación en el Congreso de la Nación, algo que consideran "razonable" y aseguran podrían conseguir solos si es que decidieran ir por fuera de ese frente.

Elecciones Mendoza.jpg
Los lugares: el punto de conflicto en Cambia Mendoza entre la UCR y el PRO

Los lugares: el punto de conflicto en Cambia Mendoza entre la UCR y el PRO

De respuesta los radicales les habrían dicho que no podrían tener una mayor participación en las listas que las que consiguieron en las últimas PASO en donde De Marchi decidió competir por la gobernación y consiguió algo más del 11% de los votos en su puja con el gobernador Rodolfo Suarez. Como contra oferta les habrían propuesto que se quedaran con el tercer lugar en la lista de diputados nacionales, un lugar entrable, si ese frente hace unas elecciones similares a las del 2019. Sabido es que esa lista irá encabezada por Julio Cobos, aunque aún es una incógnita qué mujer ocupará el segundo lugar, algo que obliga la ley de cupos.

Así las cosas, la tensión está en un punto límite, y mientras en el radicalismo desafían a los del PRO para que se midan en una PASO, los seguidores de De Marchi insisten en que los de la UCR no ceden los lugares que les corresponden como principales socios en la alianza de Cambia Mendoza. Por estas horas, nadie se atreve a asegurar que lleguen a un acuerdo, y son varios los que vislumbran una posible ruptura.

De darse esta última posibilidad, los radicales saben que tienen una jugada más a la mano: la chance de intervenir el PRO, ya que la mesa nacional de Juntos por el Cambio acordó que ningún partido de los que conforman ese frente podría ir por fuera de él en las próximas elecciones y si alguno lo hiciera podrían intervenir a ese partido. La opción que dejaron flotando en el aire es que si hubiera un dirigente pretendiera competir por fuera, debía hacerlo solo, y sin el sello partidario.

Los que sí firmarán el acuerdo y los que tambalean

El sábado, antes de la áspera reunión con los referentes del PRO, el presidente de la UCR, Tadeo García Zalazar, con el respaldo del gobernador Rodolfo Suarez y el diputado nacional Alfredo Cornejo, firmó la continuidad del Partido Socialista en Cambia Mendoza. Previamente lo habían hecho con el Partido Unión Popular Federal, que lidera el diputado sancarlino, Jorge Difonso.

https://twitter.com/rodysuarez/status/1413884809861079048

A ellos se sumarán también este lunes el partido Más Fe, que lidera el senador y pastor evangélico, Héctor Bonarrico, y que en las elecciones anteriores se había aliado con Protectora, y el partido Libres del Sur, con quien firmarán el acuerdo cerca de las 13.

En cambio, aún es una incógnita qué hará la Coalición Cívica, que a nivel nacional lidera Lilita Carrió, pero que en Mendoza es presidida por Marcos Quattrini y por el referente Gustavo Gutiérrez. Ellos amenazan con irse del frente oficialista y algunos otros integrantes opinan que deben continuar dentro de esa alianza, lo que genera una interna aún no resuelta.