El lunes 3 de agosto entró en vigencia el decreto del presidente Alberto Fernández que prohíbe las reuniones sociales en todo el país hasta el 16 de agosto. Sin embargo, una provincia se rebeló y no cumplirá con la norma. Se trata de Corrientes que anunció que no acatará la medida.

Te puede interesar: Así será la cuarentena en Mendoza los próximos 15 días

Para la administración de esa provincia, la situación sanitaria en ese distrito es diferente a la de otras jurisdicciones donde se registró un aumento de casos de coronavirus, por lo que el cumplimiento de esa normativa resulta innecesario.

"Nosotros estamos bien, en una situación sanitaria buena, sin circulación viral comunitaria, así que no hay razones para suspender los encuentros sociales y familiares", aseguró el secretario general de Corrientes, Carlos Vignolo.

La misma norma nacional deja a salvo algunas excepciones, entre las que Corrientes funda la decisión de no prohibir las reuniones sociales", afirmó el secretario general. Además, recordó que en esa provincia "solo (se permiten) reuniones familiares, con amigos y hasta un máximo de 10 personas", dijo.

Seguir leyendo