Diario Uno Política Lisandro Nieri
Gastos

Presupuesto 2022: Nieri calcula un superávit de $9.000 millones

El ministro de Hacienda Lisandro Nieri presentó en la Legislatura el Presupuesto 2022 para Mendoza y prevé un superávit corriente e $9.000 millones

Por UNO

El ministro de Hacienda Lisandro Nieri presentó el Presupuesto 2022 de Mendoza en la Legislatura provincial y una de las novedades que presenta el proyecto es que prevé para el próximo año un superávit corriente de $9.282 millones, esto es que se prevé de los recursos corrientes de $330.364 millones que pretende tener, prevé gastar $321.082 millones.

Según los primeros datos que brindaron desde el ministerio de Hacienda, el proyecto de presupuesto 2022 tiene cuatro ejes principales:

Seguir leyendo

  • 1. Consolidación fiscal para fomentar la estabilidad.
  • 2. Disminución de la presión fiscal, para potenciar el empleo y la inversión.
  • 3. Apoyar sectores afectados por la coyuntura, para amortiguar el impacto sobre el empleo.
  • 4. Mejorar la eficiencia en la asignación de fondos públicos.

Además no tiene pedidos de endeudamientos pero sí de roll over, según lo que ya había adelantado el gobernador Rodolfo Suarez en los últimos días.

La posible aprobación de roll over puede provocar varios dolores de cabeza en el oficialismo, ya que para este artículo se necesitará el apoyo del peronismo. Esto se debe a que para ser aprobado necesito los dos tercios de cada cámara y a Cambia Mendoza no le alcanzan los votos de su bloque para poder lograrlo.

De hecho, el año pasado, el Poder Ejecutivo pedía 350 millones de dólares. El PJ no apoyó y recién acordó cuando la cifra bajó a 160 millones de dólares.

Ley de Avalúo e Impositiva

Manteniendo la postura que se reflejó en el presupuesto del año pasado, esta pauta presupuestaria 2022 mantiene el alivio otorgado a las actividades más afectadas por la pandemia con una reducción del 50% en las alícuotas generales de Ingreso Brutos para hoteles, restaurantes, agencias de viaje, servicios sociales asociados a actividades de turismo, entretenimiento, espectáculo, industria audiovisual, guarderías y jardines maternales, entre otras.

Adicionalmente, se mantiene la alícuota especial a los call center al 1% con el fin de incentivar empleo formal para jóvenes.

Pero además, como ya había adelantado Rodolfo Suarez se busca agregar beneficios para actividades intensivas en trabajo y que promueven el desarrollo sustentable, como lo son la investigación y desarrollo, la industria del software y la recuperación de materiales y desechos, quienes se beneficiarán con tasa 0 en el impuesto a los Ingresos Brutos.

Respecto del Avalúo de las propiedades, que sirve de base para el cálculo del Impuesto Inmobiliario, el ajuste irá de la mano de la inflación proyectada por el proyecto de presupuesto nacional, es decir que será del 33%, con un techo de aumentos del 49%.

Para el caso del Impuesto Automotor, tampoco habrá cambios en la alícuota. La base del cálculo de este tributo para los modelos de vehículos posteriores a 2010 se hará según el valor fijado por la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor (D.N.R.P.A.) al 31 de octubre de 2021.

Probablemente para no tener que dar marcha atrás, y ante posibles aumentos desmedidos en aquella valuación de los automotores, al igual de lo que se hizo el año pasado, esta vez ya previeron establecer límites en el aumento con respecto al impuesto determinado para el 2021, teniendo en cuenta la valuación del automotor: hasta $1.400.000 el tope es 33%; desde $1.400.001 hasta $2.700.000 el tope es de 39% y desde $2.700.001 en adelante el tope es 49%. Por último, los vehículos modelos 1996 y anteriores quedan exentos del pago del impuesto automotor.

En el impuesto de sellos quedan exentos los contratos de locaciones para vivienda de hasta $26.000 mensuales y los contratos de locaciones comerciales de hasta $86.600 por mes.

Asimismo, con la intención de beneficiar a los tomadores de créditos bancarios para la construcción o compra de viviendas, estarán exentos los contratos de créditos hipotecarios de hasta $3.088.260 del impuesto a los sellos y se mantiene una alícuota disminuida para los montos superiores.