Diario Uno > Política > Daniel Vila

Para Daniel Vila, Alberto debe abocarse a achicar la grieta el resto de su mandato

El presidente de Grupo América, Daniel Vila, afirmó que el Presidente debe priorizar la búsqueda de consensos para resolver el tema de la grieta

El presidente de Grupo América, Daniel Vila, fue entrevistado este viernes en el programa de Alejandro Fantino, quien a lo largo de una hora lo fue llevando por distintos ámbitos de su vida: la política, los negocios, sus hijos, su gran amor Pamela David, sus inicios como empresario de medios, la relación con su padre Alfredo Vila y su vínculo con Alberto Fernández. En este punto, Vila fue contundente y dijo que el Presidente debe dedicarse a achicar la grieta en la Argentina en lo que le queda de gobierno.

"Debería ser la obligación del Presidente propiciar el diálogo en lo que resta de su mandato ya que asumió con ese objetivo y después no sé qué paso. En esta línea, veo a políticos que sí hablan, que están dispuestos a buscar el consenso", dijo Vila tras aclarar que se lleva muy bien con el titular del Ejecutivo, a quien conoció cuando era jefe de Gabinete de Néstor Kirchner.

Daniel Vila Fantino2.jpg

Precisamente, aquí fue cuando Fantino le pidió que recordara una anécdota con el esposo de Cristina Fernández que no todos conocían, y menos los televidentes. "Fue un momento desagradable con Néstor Kirchner. Fui a la Casa de Gobierno y me dijo que tenía que entregarle la línea editorial del canal (por América). Le respondí que de ninguna manera. Estábamos sentados en una mesa. En realidad me citó el entonces jefe de Gabinete (Alberto Fernández). En la conversación me planteó esa situación y tuve una reacción desmedida. Pensé que me sacaban los granaderos. El aire se cortaba con un cuchillo. El Presidente se dio media vuelta y se fue.

"'Qué cagada me acabo de mandar, pensé después mientras me tomaba un café. Pero después no pasó nada", contó.

La situación de la pandemia con récord de contagios y muertos por coronavirus también fue parte de la charla entre Fantino y Vila, quien resumió el escenario actual en unas pocas palabras: "La veo como una guerra". Por esta razón, consideró que es un momento delicado y complicado para el país y que Fernández necesita el respaldo de toda la clase política.

Sí reconoció que en su manejo, el Gobierno nacional cometió errores -por ejemplo la ineficiencia del Estado en las negociaciones con los laboratorios- y aciertos y que la única solución a la pandemia son las vacunas y no las restricciones o el confinamiento: "Son solo paliativos". Justamente, contó que él y su esposa, Pamela David, se vacunaron en Miami y que el hecho le parecía irrelevante, ante las críticas de algunos periodistas que cuestionan los viajes al exterior de los famosos para recibir la vacuna contra el Covid-19. "Es tu vida y la de tu familia las que está en juego", expresó tras confesar que se contagió en diciembre.

También contó que mandaron al futuro personal estratégico de Edenor a vacunarse a Estados Unidos por la función que cumplirán dentro de la compañía. "Tenemos una opción de compra y el ENRE debe aprobar la transacción, lo que pasaría en los próximos días. Son varias etapas que se tienen que cumplir. Al concluir con todas, se concreta la compra", indicó Vila al referirse a los avances de esta millonaria transacción.

¿Por qué entraron a ese mundo del negocio de la electricidad?, le preguntó Fantino. "Hace 15 años que manejamos Edemsa en Mendoza. No es un mundo desconocido para mi. Tenemos experiencia en el ramo. Conocemos el negocio. Hay una cuota de interés empresarial, de ganar dinero y de que la empresa sea rentable. En el caso de Edenor, al margen del negocio, constituye un enorme desafío personal. Hay que mantener viva la adrenalina".

En otra parte de la charla, el conductor del programa de América le preguntó sobre los llamados del Poder que recibe a diario a su celular. "Hace 25 años que tengo el mismo número. Lo atiendo y trato de resolver un problema cuando puedo. Es una herramienta de trabajo".

Daniel Vila Fantino.jpg

En relación a los contenidos televisivos, Vila remarcó una importancia diferencia entre línea editorial versus ideología/militancia: "Todos los medios tienen lo primero. Desde mi concepción de cómo hacemos el periodismo, tenemos una amplia avenida donde entran distintas opiniones pero donde no debe haber lugar para la militancia ni para la ideología. Acá aparece nuevamente la grieta. Pero el compromiso debe ser con la información, con el entretenimiento, con la editorialización, y no con el rating. La Argentina está inmersa en esa grieta y lo veo mal, mucho por culpa de los políticos. Hay que tratar de acercar a las partes porque está la tendencia de irse hacia un lado".

Para cerrar la entrevista, en Fantino a la tarde se eligieron una serie de fotos de la familia de Vila y de su juventud, entre ellas cuando jugó para Andes Talleres y de sus primeros años en Radio Nihuil, donde arrancó su incursión en los medios. También otra con sus siete hijos y con sus padres Alfredo y Ramona Ruth. Y aquí, fue el momento en el que Vila abrió su corazón y recordó momentos con su papá y de cuánto le enseñó, de lo que espera de sus hijos y de la mujer que eligió para pasar el resto de su vida.

La relación con su padre

"Mi padre era un tipo de carácter fuerte. Me enseñó cosas que en su momento no las entendí. Me recibí de abogado en agosto del '76. Y no podía jurar hasta marzo del próximo año. Me dijo 'qué necesitás para ponerte a trabajar'. Y yo le llevé un listado. Me dio el dinero suficiente pero seguía sin hacer nada. Llegó enero, las vacaciones y mi viejo alquiló una casa en Viña del Mar. Cada uno se fue en su auto. Un día tenía que ir a buscar a Santiago a mi novia y le pedí plata para la nafta. Y no me la dio. Me fui a dedo y nos volvimos en micro porque ella pudo pagar. Terminó el verano, me recibí y salí a comerme la cancha. A los hijos hay que enseñarles con el ejemplo, a él se le debe haber estrujado el alma en ese entonces pero aprendí mucho".

El amor de su vida

"Yo me enamoré sin conocernos cuando la vi en la tapa de la revista Poder en la redacción y dije 'es la mujer de mi vida'. A Pamela la tuve que perseguir. Hoy me acusarían de acoso. Sigo tonto de amor por ella. Hace 10 años que estamos juntos. Más tarde la conocí en Animales Sueltos. No nos habíamos cruzado ni en los pasillos de la empresa. Era difícil la situación. Yo era su jefe y ella era una empleada. No sabía cómo acercarme. Le regalé un reloj para su cumpleaños y ella se enojó mucho. Y así empezó todo".

Seguir leyendo