Diario Uno > Política > Legislatura

Pagan más de $1 millón a legisladores que sesionaron desde casa

El Senado tuvo 4 sesiones presenciales sobre un total de 42; el resto fue virtual o semipresencial. En noviembre, Diputados también resolvió abonar ese ítem

La Legislatura de Mendoza pagó más de $1.000.000 por el ítem desarraigo, que se abona a quienes viven a más de 100 kilómetros. Esto, por la pandemia de coronavirus y a pesar de que en el Senado se hicieron sólo 4 sesiones presenciales de un total de 42 sesiones hasta fines de diciembre, por lo que los legisladores no debieron ir personalmente a la Casa de las Leyes sino que sesionaron de forma virtual desde sus domicilios.

Ante la consulta puntual de Diario UNO y apelando a la Ley de Información Pública se pudo saber que la Cámara de Diputados pagó ese ítem a 12 de sus legisladores, pero sólo lo hizo en febrero abonando en total $133.994. Tras la vuelta de la presencialidad en esa cámara se resolvió pagarlo también en noviembre, pero al momento de la consulta ese pago no se había efectivizado.

Te puede interesar...

Desde enero hasta mediados de diciembre en la Cámara Baja se concretaron 8 sesiones presenciales, 32 remotas y 6 semipresenciales.

Desarraigo Diputados

- Sesiones Presenciales: 8

- Sesiones Remotas: 32

- Sesiones Semipresenciales: 6

Los datos informados se encuentran comprendidos desde el 1 de Enero 2020 hasta finales de ese año.

En cambio la Cámara de Senadores, según ratificó a través de la información que se brindó, nunca dejó de pagar ese ítem. Es por eso que desde marzo a noviembre, es decir desde que se inició la pandemia hasta el último mes de 2020, destinó al pago de desarraigo la friolera suma de $877.500, que es el total de lo que se le abonó a 9 senadores.

Por tanto, por ese ítem de desarraigo la Legislatura pagó este año en total $1.011.494 a diputados y senadores.

Qué es el desarraigo y cómo se calcula

El desarraigo es una forma de compensación de los gastos de traslado y estadía que se les paga a los legisladores que vivan a más de 100 kilómetros de la Casa de las Leyes y según confirmaron desde la Cámara de Senadores, por la resolución 185/17, ese ítem supone el 3,5% de las dietas para aquellos que viven a una distancia que va de los 100 a los 200 kilómetros y del 5% de los sueldos a aquellos que viven a más de 200 kilómetros.

Este año de pademia, y tras el decreto nacional que impuso la aislamiento social preventivo y obligatorio a mediados de marzo, la Legislatura mendocina se vio obligada a instalar un sistema que le permitiera seguir funcionando de manera virtual y de hecho fue la primera en el país en hacerlo. El 24 de marzo se aprobó en una sesión especial que esa Casa de las Leyes comenzara a funcionar con plataformas tecnológicas.

Según la información oficial, desde entonces se realizaron en el Senado 33 sesiones de tablas, 4 de Acuerdo, 3 de Asamblea, 1 especial y 1 preparatoria, pero de esas 42 sesiones en total, sólo 4 fueron presenciales, es decir con los senadores en el recinto.

Desarraigo Senadores

Del resto 8 fueron totalmente virtuales y las restantes se hicieron de forma semi presencial, es decir estaban presentes el titular del Senado, el vicegobernador Mario Abed, los secretarios y los presidentes de los bloques. A ellos se sumaron hace 2 meses 5 senadores por cada bloque.

En el 90% de las sesiones la mayoría de los leisladores sesionaron desde sus domicilios conectándose de forma virtual, sin embargo no dejaron de percibir el ítem de desarraigo que en esta cámara se les pagó completo a 9 senadores. De ellos 3 son de San Rafael, 3 de Malargüe, y los restantes tienen residencia en General Alvear, La Paz y San Carlos.

De esos legisladores, quienes viven a más de 200 kilómetros percibieron $12.000 por mes en concepto de desarraigo y los que residen a una distancia de entre 100 y 200 kilómetros cobraron por este ítem $8.500 mensuales. Lo que supuso para esa Cámara una erogación mensual de $97.500 lo que multiplicado por los 9 meses de pandemia asciende a $877.500.

Desde la Cámara argumentaron que el pago se hizo porque esos senadores continuaron asistiendo a distintas reuniones más allá de las sesiones.

De hecho en marzo, cuando comenzó el aislamiento obigatorio por la pandemia, se los autorizó a seguir haciéndolo pero con el permiso de circulación “porque además de las sesiones habían reuniones internas a las que tenían que acudir. Después articulamos la modalidad virtual, pero muchos tenían compromisos de alquiler en Mendoza y debían pagarlos”, señalaron desde la Cámara Alta.