Debate vial en el Congreso

Ley de alcohol cero: intendentes de zonas vitivinícolas confían más en la efectividad de controles viales

Por adhesión a la ley provincial de tránsito, los intendentes colaboran con la seguridad vial. Diario UNO consultó a 9 intendentes de comunas vitivinícolas y más allá de las distintas pertenencias partidarias, todos coinciden en que son más efectivos los controles viales para bajar la siniestralidad que el alcohol cero

A diferencia de lo que ocurrió en el Congreso de la Nación, en donde la ley de alcohol cero al volante dividió posturas en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio, entre los intendentes de comunas vitivinícolas hay una coincidencia: todos creen que los controles viales son más efectivos que la ley en sí, si el objetivo es bajar la cantidad de accidentes. El punto entonces es que esos controles se hagan, que se tengan alcoholímetros para testear y que se apliquen las sanciones.

Para argumentar su rechazo a la ley y sostener el 0,5% de alcohol en sangre que está vigente, desde el Gobierno apelan a una estadística que muestra que desde el 2017 a la fecha los accidentes fatales bajaron casi a la mitad. Pasaron de ser 205 aquel año, a registrar 111 el año pasado y atribuyen esa caída precisamente a los controles.

Victimas fatales_01.jpg

Como sucede cada vez que hay una emergencia en una comuna, la primera puerta que los vecinos golpean es la de la intendencia. Lo mismo ocurrió en el último tiempo cuando comenzó a tomar fuerza el proyecto oficialista de tolerancia cero al volante: los productores vitivinícolas y empresarios gastronómicos y turísticos se empeñaron en transmitirle su preocupación al jefe comunal. Algunas de esas quejas se incrementaron el mes pasado cuando el proyecto logró la media sanción en Diputados.

Entre los preocupados aparecen por ejemplo el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, la Sociedad Rural de San Carlos, y los productores vitivinícolas de Luján, sólo por citar algunas de las organizaciones más pequeñas que rechazan la ley de alcohol cero, no sólo porque aseguran que bajará el consumo y por tanto les desmoronará su economía, sino porque insisten en que no cumplirá con bajar la accidentología vial.

Pero aún cuando exista ese impacto y se refleje en la caída del consumo, y eso tenga su correlato en la economía y derivadamente en el turismo, lo que más les preocupa a los intendentes es cómo bajar el índice de accidentes viales, que es otra problemática con la que ellos deben lidiar cada fin de semana.

"Independientemente del impacto que tenga en la industria, lo que nos preocupa es que esa ley no va a incidir en una baja de los accidentes porque está demostrado que la mayoría de los accidentes provocados por conductores alcoholizados, éstos tenían un registro mayor al 0,5% que es el límite actual. Pero además desde lo operativo aplicarla va a ser imposible porque no tenemos capacidad de medir a todos los conductores y mucho menos de sancionar si tenés que retener vehículos. Es una ley que engaña, porque no va a bajar accidentes como dice, a eso se llega con controles y campañas de concientización como las que estamos aplicando", se sinceró el intendente de Luján, Sebastián Bragagnolo.

Campaña de concientización del Gobierno de Mendoza.jpg
Esta es una de las campañas de concientización que aplica el Ministerio de Seguridad en las zonas de boliches y diversión nocturna.

Esta es una de las campañas de concientización que aplica el Ministerio de Seguridad en las zonas de boliches y diversión nocturna.

La preocupación del jefe comunal lujanino, es la que comparten la gran mayoría de sus pares, porque por adhesión a la ley provincial de tránsito, 16 de los 18 intendentes crearon sus cuerpos de preventores viales para colaborar con los controles y sanciones viales, incluidos los controles de alcoholemia. Las únicas comunas que no adhirieron fueron San Rafael y Lavalle.

Por tanto, ante la consulta de UNO, todos, incluidos los que no tienen preventores viales coincidieron en que lo más efectivo para bajar la siniestralidad son los controles en rutas y calles, y aplicar sanciones. Algunos les tiraron la pelota al Ministerio de Seguridad y aseguraron que esa política de control y sanciones de la que se jacta el Gobierno brilla por su ausencia en sus comunas.

►TE PUEDE INTERESAR: Fernández Sagasti defendió el Alcohol Cero y apuntó contra Suarez y un "puñado de bodegueros"

"De nada sirve bajar la tolerancia de alcohol cero si no hay controles"

Los dos intendentes que cuestionaron la ley provincial de Seguridad Vial, y decidieron no adherir, Emir Félix de San Rafael, y Roberto Righi, de Lavalle, ambos del Frente de Todos, se despegaron del impulso de ese frente a la ley de alcohol cero al volante, y coincidieron en que los accidentes sólo se bajan con controles. Pero a la vez, ambos se quejaron de que esos controles que debiera hacer la provincia no existen en sus tierras.

Desde Maipú también apuntaron a que se deberían incrementar los controles viales, y sin meterse de lleno en la discusión de si tolerancia 0 si o no, sólo marcaron que son partidarios de respetar la postura que los legisladores mendocinos tengan. Cabe recordar, que en la votación en la Cámara de Diputados de la Nación, el maipucino Adolfo Bermejo votó a favor de la tolerancia 0 y argumentó su voto en la cantidad de muertes que lograron bajar quienes la aplicaron, como es el caso de Uruguay.

"En toda mi vida creo que me hicieron un sólo control de alcoholemia y no fue en Mendoza. No pasa por tener 0 o 0,5% de alcohol permitido, sino porque hayan controles en todas partes. Para mí debería haber una pequeña tolerancia de alcohol para manejar, pero incrementar los controles es clave, porque no se hacen", disparó Righi.

En la misma línea, Emir Félix también criticó la norma nacional y argumentó por qué San Rafael no tiene preventores viales. "Yo no creo que sea un avance ir a la tolerancia cero si el Estado es impotente a la hora de poder controlarla. El gran tema es sancionar al que tomó y sale a manejar y eso es lo que nos falta, más controles en las calles, frenar las previas que hacen los chicos que ya salen al boliche habiendo tomado alcohol", planteó el sanrafaelino.

A la par cuestionó: "yo no creo en las políticas viales que sólo multan para recaudar, porque eso que recauda es para pagar la enorme estructura que hay que montar para tener preventores viales. Yo creo más en lo que apunte a generar consciencia en los conductores".

En defensa de la política de controles viales que viene aplicando la provincia, el subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Seguridad, Néstor Majul retrucó que en lo que va del 2022 se han concretado 18.900 testeos de alcoholemia en las rutas y calles mendocinas.

"A eso hay que sumar los controles que hacen los municipios, que este año rondan los 11.000", acotó y aseguró que se multiplicaron los alcoholímetros que tiene esa cartera: "pasamos de 4 que había en el 2015 a 28 que tenemos hoy homologados y funcionando. Esos aparatos más los que aportan las comunas hacen un total de 46 que se usan en toda la provincia".

Victimas fatales_02.jpg

Según el funcionario esos controles, sumados a varias campañas de concientización apuntadas principalmente a los más jóvenes, dieron como resultado la caída en accidentes fatales que se muestran en todas las comunas, aunque algunos número fueron fluctuando.

►TE PUEDE INTERESAR: Rodolfo Suarez evalúa no aplicar la ley de Tolerancia 0 porque "no baja los accidentes viales"

"Con el alcohol cero al volante sólo buscan atajos para no gestionar"

Entre los que rechazan de plano la ley que se debate en el Congreso, aparece el intendente citadino Ulpiano Suarez, que comanda la comuna que es una de las capitales internacionales del vino. Para el jefe comunal bajar la tolerancia de alcohol a cero es ilusionar con una solución mágica al problema de los accidentes.

"El kirchnerismo busca atajos para no gestionar, piensan que con una ley restrictiva y que ataca directamente a Mendoza se va a solucionar el tema de los accidentes viales. Mendoza es pionera y la ley 9185 sancionada en 2019, que modifica a la 9024, incorporando sanciones más graves y distinguiendo en niveles de alcoholemia, ha generado conciencia y ha sido acompañada con controles efectivos. El kirchnerismo busca soluciones mágicas y estigmatiza a un sector que es pujante y generador de empleo", marcó el intendente y respaldó la postura del Gobierno de no adherir a la norma nacional una vez que sea sancionada.

En tanto, el jefe comunal de Tupungato, Gustavo Soto, quien también es productor vitícola, resaltó que en su comuna que cuenta con varias bodegas, son clave los controles. "La tolerancia de 0,5% para manejar es suficiente para bajar accidentes si se cumple con la ley y se aplican las sanciones. Yo le digo a los que se ilusionan con que llamándome van a conseguir levantar una multa o una sanción, que en Tupungato hacemos controles y los cumplimos, no hay excepciones para nadie porque lo que nos preocupa es seguir bajando accidentes", remarcó.

Otro de los intendentes que mayor producción vitivinícola tiene en su comuna, es el sancarlino Rolando Scanio, quien también se inclinó por incrementar no sólo los controles, adquirir más alcoholímetros y apostar a las campañas de concientización.

"El 0,5% de alcohol en sangre no altera los reflejos para conducir"

Raúl Rufeil, el intendente de San Martín, refutó desde su mirada de médico, la intención de bajar a 0 la tolerancia de alcohol a los conductores.

"Nosotros defendemos el límite del 0,5% de alcohol para manejar porque está probado que hasta ese límite no se alteran los reflejos para manejar que tiene un automovilista común. No es que estemos alentando que consuman alcohol antes de conducir, decimos que ese límite es tolerable y a la par no destruimos a los pequeños productores vitivinícolas que viven de lo que se genera en el mercado interno", planteó.

El jefe comunal marcó lo que entiende como una incoherencia de la norma, "que pretende tolerancia 0 de alcohol para manejar, supuestamente para bajar los accidentes, pero no dice nada del estado de las rutas. Nosotros hemos tenido tremendos accidentes en la ruta 7 y nadie se hace cargo del estado en que está", marcó sobre la ruta nacional que atraviesa San Martín.

Una de las voces que más ha escuchado el intendente sanmartiniano en los últimos meses, es la de Mauro Sosa, Director Ejecutivo del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, quien calificó la ley como prohibitiva e inconducente. "Lo que no pueden discutir quienes impulsan esta ley es que hará caer el consumo. Hoy el consumo de vino es de 22 litros percápita anual, si ese consumo cae sólo un punto, significa que se consumirían algo así como 40 millones de litros menos en el país, lo que sacaría del mercado a unas 5.600 hectáreas productivas. Ese es el daño que harán", remarcó el experimentado dirigente.

Temas relacionados: