Elecciones legislativas 2021

La supremacía kirchnerista en el Congreso de la Nación se pone en juego hoy en las urnas

Esta noche cuando se conozcan los resultados de los comicios, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos contarán voto a voto para saber quién liderará el Congreso.

La supremacía que hoy tiene el kirchnerismo y el Frente de Todos en el Congreso de la Nación peligra con caerse desde este domingo si los resultados de las elecciones legislativas generales replican lo que sucedió en las PASO. Si bien la lupa electoral estará puesta en Buenos Aires y CABA sobre todo mirando la cantidad de diputados que renuevan ambos, lo que suceda en las 8 provincias en las que se eligen senadores nacionales, entre ellas Mendoza, será clave para definir si Cristina Fernández de Kirchner continúa con el control de esa cámara o si las urnas le arrebatan ese timón.

Es que para mantener el control del Senado, el Frente de Todos necesita renovar 15 de las 24 bancas que se ponen en juego, y que Juntos por el Cambio no sume más de 9 . Actualmente el FDT cuenta con 41 bancas propias en el Senado, pero si se repiten los resultados de las PASO, la proyección es que podría perder hasta 6 lugares. Con 35 bancas, se quedaría sin facultades para disponer del quórum y dependería exclusivamente de los aliados.

Si se diera ese escenario, una de las mayores especulaciones que circula en el ambiente político es que no sólo habría un cimbronazo económico, sino que ese temblor tenga un epicentro político en el Congreso y el movimiento repercuta también en la Casa Rosada.

En tierras mendocinas, el movimiento no sería demasiado brusco porque de reeditarse aquellos indicios que dieron las PASO, y si no se diese alguna sorpresa con los votos que pudieran conseguir las terceras fuerzas, los dos frentes mayoritarios, de Cambia Mendoza y el Frente de Todos van a distribuirse las bancas tal y como las tienen en el momento.

Las urnas dirán entonces cuánta repercusión tuvo en los votantes mendocinos el aguerrido enfrentamiento que protagonizaron el pasado miércoles los dos líderes de ambos espacios, Alfredo Cornejo y Anabel Fernández Sagasti en el áspero cara a cara que tuvieron en Séptimo Día.

debate canal 7 sagasti cornejo (13).jpeg
Anabel Fernández Sagasti y Alfredo Cornejo, en el debate de Séptimo Día (Canal 7)

Anabel Fernández Sagasti y Alfredo Cornejo, en el debate de Séptimo Día (Canal 7)

Hay quienes creen que de ese 9 % del padrón electoral que votó en blanco en las primarias puede llegar a decidir su voto en la última semana antes de los comicios y que ese tipo de enfrentamientos mediáticos no sólo sirven para afianzar el voto cautivo, sino que tal vez lleguen a convencer a los indecisos.

Si no hubiese cambios sustanciales en los porcentajes de sufragios que consiguieron aquellos frentes, de los 5 diputados que renuevan sus bancas, tres serían para Cambia Mendoza, y las ocuparían Julio Cobos, Pamela Verasay y Álvaro Martín (PRO), y las dos restantes tendrán color del PJ, y quedarían en manos de Adolfo Bermejo y Liliana Paponet.

El movimiento sería idéntico también en el Senado, en donde Alfredo Cornejo y Mariana Juri se estarían asegurando sus dos bancas, y lo mismo haría la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti, que conservaría su lugar.

El clima y los remezones hacia adentro de los partidos

Pero más allá del resultado, y en algunos casos justamente por esos resultados, puertas adentro de cada partido habrán cambios, movimientos y pases de factura.

Si bien en Cambia Mendoza los movimientos electorales determinarán cambios en el gabinete gubernamental, y Rodolfo Suarez deberá salir a reemplazar a dos de sus ministros, Lisandro Nieri y Mariana Juri, las elecciones de los reemplazantes generó algunos ruidos internos, sobretodo por que en el nombramiento de Nora Vicario primó el criterio de que pertenece al "Suarismo".

debate canal 7 cornejo fernandez sagasti (7).jpeg

Pero dónde se espera que haya más pases de factura será hacia adentro del Frente de Todos. Es que si ellos sufrieran una nueva derrota en Mendoza, no faltará quienes busquen a los responsables del nuevo fracaso, le apunten a Anabel Fernández Sagasti y resurjan nuevas divisiones en las que puedan ubicarse algunos de los intendentes.

Una Legislatura de dos colores

Sin mayores sobresaltos en las urnas, con el esquema que adelantaron las PASO, la Legislatura mendocina tendrá sólo dos colores partidarios: el de Cambia Mendoza y el del peronista Frente de Todos. Sucede que con el reparto de votos que se dio en las primarias, sólo esas dos fuerzas se repartirán las 24 bancas de Diputados y las 19 de Senadores que se ponen en juego este domingo.

Hoy el Senado está compuesto por 21 bancas pertenecientes a Cambia Mendoza, 13 bancas del Frente de Todos, 1 banca de Protectora, 1 de Ciudadanos por Mendoza, 1 del Partido intransigente, 1 de MasFe y 1 del FIT.

Si los números de las PASO se repiten el próximo domingo, el nuevo Senado estaría integrado por 24 legisladores de Cambia Mendoza y 14 del Frente de Todos.

Mientras que en Diputados tiene 26 legisladores Cambia Mendoza, 17 son del Frente de Todos, una diputada del PD, una diputada del FIT, una banca de Protectora, una del Partido Intransigente y finalmente una de Ciudadanos por Mendoza. En cambio, si se reiteran los resultados de este domingo, la nueva Cámara Baja estaría conformada por 28 bancas del oficialista Cambia Mendoza, 19 del Frente de Todos y 1 del Partido Demócrata.

De no haber sorpresas, todas las terceras fuerzas desaparecerán de la Casa de las Leyes, ya que ni el FIT, ni el Partido Intransigente, ni el partido Más Fe que lidera el pastor Héctor Bonarrico, en principio no podrían renovar las bancas de sus legisladores que concluyen ahora sus mandatos.

El caso de Protectora merece párrafo a parte. Es que si bien José Luis Ramón se encamina a asegurarse una banca en la Cámara de Diputados, él irá dentro de la lista del Frente de Todos, por lo que se especula con que integre ese bloque, con lo cual el Partido de Protectora quedará desdibujado en el próximo esquema legislativo.