Diario Uno Política Ampros
Negociación

La representante de los médicos Claudia Iturbe pedirá que los aumentos salariales sean por indexación

Dijo que se sentará con los ministros Ibañez y Fayad en los próximos días y pedirá que la suba sea por la suba de precios, tomando como base el mes anterior

Desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (AMPROS), afirmaron que en los próximos días habrá una reunión en el Ministerio de Hacienda con los ministros Víctor Ibañez (Trabajo y Gobierno) y Víctor Fayad (Hacienda) en la que discutirán la vuelta de la actualización salarial atada a la inflación. Es el mismo pedido que hacen desde varios gremios, atentos a que se estima otro año de alta inflación. También exigen una recomposición salarial de hasta el 50%.

Así se lo prometieron en los últimos días, según contaron este miércoles a Diario UNO. El mensaje llega en medio del enojo creciente que hay en algunos sindicatos mendocinos a partir de la pérdida de poder adquisitivo de los últimos años, sumado al bono de $ 7.200 (a cuenta de futuras paritarias) que fue anunciado para los estatales -menos a AMPROS- a fines de diciembre y los pagos no remunerativos que se hicieran en una parte del 2021.

Por ahora, sólo trascendió el encuentro que convocará a los trabajadores nucleados en ese gremio, y la ratificación de que uno de los puntos a tocar en la mesa sería la actualización automática por el índice inflacionario (desde el Gobierno no negaron ni afirmaron esto).

Sin embargo, el mismo pedido emerge de otros gremios que no han tenido respuestas contundentes y, además, ya amenazaron con tomar medidas de fuerza a partir de febrero. Es el caso del Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados (Sitea), que conduce Raquel Blas. Desde allí aseguraron que no sólo pedirán recuperar la cláusula gatillo, sino que la pedirán con algunas condiciones puntuales.

Rodrigo Dominguez claudia iturbe y daniel jimenez.jpg
Rodrigo Domínguez, Claudia Iturbe y Daniel Jiménez, las máximas autoridades de AMPROS.

Rodrigo Domínguez, Claudia Iturbe y Daniel Jiménez, las máximas autoridades de AMPROS.

Sitea se sumó a AMPROS

“Lo que hubo durante el gobierno de Cornejo no fue una cláusula gatillo”, comenzó Blas. "Porque la actualización la hacían sobre la base del último diciembre. Nosotros queremos que vuelvan los incrementos indexados a la suba de precios, pero tomando como base el mes inmediatamente anterior. Ése es uno de los pedidos que vamos a formular para este año”, completó.

Además, la líder sindical anunció que, antes de definir los criterios de actualización salarial, van a requerir en la mesa paritaria un acomodamiento del 50% en el salario básico "sólo para recuperar lo que el trabajador ha perdido en los últimos años. Y a partir de allí, empezar a hablar de lo que viene".

Consultados por las posibles medidas de fuerza a las que hacen referencia en la previa a que se constituyan las paritarias, respondieron que un paro general en toda la provincia sería la herramienta para avanzar con el pedido, si es que el reclamo no es escuchado en las instancias de negociación.

Para el Gobierno, aumentar por inflación se tornó imposible

El Gobierno había señalado hace ya dos años- a principios de la gestión de Rodolfo Suarez- que continuar con esa fórmula de actualización comenzaba a tornarse insostenible y que había sido un error otorgarla. El país venía de una inflación anual del 53,9% (Mendoza había quedado sólo 0,1% por debajo) y los salarios le exigían a las arcas provinciales más de lo que podían rendir -según anunciaron en aquellos albores del 2020-.

A días de conocer el número final de incrementos para el año pasado (las consultoras privadas lo ubican en el 47%, once puntos más que en el primer año de la gestión Fernández), el debate por la indexación vuelve a instalarse en Mendoza. Además de AMPROS y Sitea, ATE también se sumará a la solicitud de volver a imponer el mecanismo.

No serán los únicos reclamos. El SUTE ya pidió una reunión "urgente” con el Ejecutivo para discutir el bono a cuenta de la paritaria 2022 (en el Gobierno le retrucaron que fueron ellos los primeros en invitar a la nueva Secretaria General a un encuentro y que la respuesta había sido negativa).

Además, desde las cúpulas sindicales ya se empiezan a mover para darle forma a los instrumentos de presión con los que buscarán respuestas favorables. “Dependerá de cómo nos organicemos, pero en algunos espacios ya empezaron las asambleas”, avisaron.