A pocos días del debate público convocado por la Suprema Cornte de Justicia para considerar si la prisión perpetua es o no constitucional, un juez penal de Mendoza defendió la legitimidad de esa condena. Se trata de Carlos Parma, reconocido magistrado del fuero penal y docente, quien en diálogo con Radio Nihuil, dijo no comprender "cómo estamos debatiendo este tema. La prisión perpetua es absoluta y categóricamente constitucional".

El debate será el jueves y hay 156 inscriptos entre quienes se destaca el ex juez de la Corte Suprema nacional, Eugenio Zaffaroni, considerado el referente del garantismo. También participará el diputado nacional Alfredo Cornejo, uno de los que más sostienen la teoría de la constitucionalidad de la perpetua.

Te puede interesar...

Parma señaló que "no alcanzo a comprender el fallo de Martearena (el juez que dispuso una pena distinta para un acusado luego de que el jurado lo encontró culpable y merecedor de esa sentencia). En un caso de Córdoba sucedió igual y el tribunal superior cordobés impuso la perpetua. El juez no toma decisiones, solo cuando tiene que regular la pena y dirige el jurado. Pero no puede irse por afuera del jurado que había decidido perfectamente cuál imposición de pena y a qué artículo se debía ajustar"

Se han escrito ríos enteros de tinta respecto a los fines de la pena. Es tanto lo que se ha dicho que no es fácil reducirlo. La pena es retribución: un mal para otro mal. Señor, usted cometió un mal tome un mal, es decir, ojo por ojo diente por diente. La moneda con que se le paga a un delincuente. Usted hizo un mal no merece una recompensa, no merece un premio, su premio es un mal Se han escrito ríos enteros de tinta respecto a los fines de la pena. Es tanto lo que se ha dicho que no es fácil reducirlo. La pena es retribución: un mal para otro mal. Señor, usted cometió un mal tome un mal, es decir, ojo por ojo diente por diente. La moneda con que se le paga a un delincuente. Usted hizo un mal no merece una recompensa, no merece un premio, su premio es un mal

El juez siguió explicando: "Cuando empieza la academia y funcionan todas las teorías allá por 1870 la idea es que la pena tendrá que tener un función. ¿Si no, para qué o para quién sirve? Yo te doy 20 años para que la comunidad vea que que se cumple la ley, para que los delincuentes vean que está mal competer un delito, o para la resocialización. Esas eran las grandes ideas. Un gran pensador, Kant, decía que el hombre tiene un fin en sí mismo. Y la verdad es que el hombre se resocializa si quiere".

Finalmente Parma reflexionó: "Este tema de la perpetua sólo se discute acá en Mendoza. O estamos atrasados o somos unos precoces infernales. Esto no se discute. Es una metonimia, que significa designar una cosa con el nombre de otra, porque en realidad no es perpetua, es una esquizofrenia del lenguaje"

El caso testigo

El caso testigo es la apelación recibida en la Sala Segunda de la Corte contra la condena a prisión perpetua impuesta a Yamila Ibañez y su pareja, Maximiliano Ortiz, por la muerte del hijo de ella, Giuliano, de 2 años.

El deceso del pequeño ocurrió en 2017 y ambos fueron declarados culpables por un jurado popular en agosto de 2019.

Posteriormente, el juez Diego Lusverti fijó la pena de prisión perpetua para Ibañez y Ortiz. Fue en coincidencia con el fiscal jefe de Homicidios, Fernando Guzzo, para quien ambos fueron responsables de la muerte del pequeño.

Durante la audiencia, los abogados defensores de los culpables dejaron planteada la inconstitucionalidad de la prisión perpetua.

Lo hicieron tomando como referencia un caso anterior, que fue apelado y espera resolución: el crimen de un cuidacoches, también conocido como el caso de la valijá fúnebre, cuyos autores fueron declarados culpables por un jurado popular pero a quienes el juez Eduardo Martearena no les aplicó la perpetua por considerarla violatoria de la Constitución sino que les impuso la pena de 25 años de prisión.