Diario Uno > Política > Docentes

La DGE ordenó que vuelvan al aula los docentes de riesgo vacunados, pero está en análisis

La resolución de la DGE ordena que aquellos docentes de riesgo, que hayan recibido una dosis contra el Covid, deberán volver a las aulas, pero ahora lo analizan

Los docentes que se encuentran en los definidos grupos de riesgo por el Covid, que hasta ahora estaban exceptuados de trabajar presencialmente, deberán volver a sus lugares de trabajos luego de que se publicara la resolución 1255 de la Dirección General de Escuelas. Ahí se detalla, que la medida abarca a esos trabajadores de la educación que hayan recibido al menos una dosis contra el Covid, e incluso a aquellos que optaron por no vacunarse.

La resolución, que va en la misma línea de una medida similar adoptada por el Ministerio de Educación de la Nación. entra en vigencia este viernes y remarca que esos docentes que recibieron al menos la primer dosis, deberán esperar 14 días para retornar a las aulas.

Sin embargo, y pese a que la resolución se publicó este viernes en el Boletín Oficial, en la DGE admiten que la medida "está en análisis". "Durante toda la semana el ministerio de Educación de la Nación sostuvo las medidas que se detallan en la resolución y así se redactó en la provincia, pero ahora intempestivamente eso cambió, así es que se está analizando si se sostiene o no, porque la medida nacional quedó diferente a la de Mendoza. Lo estamos evaluando", admitieron por lo bajo.

Así en el artículo 1, define: "Establézcase que los trabajadores y las trabajadoras de la Dirección General de Escuelas incluidos dentro de los grupos de mayor riesgo, que hasta el momento se encontraban dispensados de prestar servicios en forma presencial, y que hubieran recibido una primera dosis de cualquiera de las vacunas destinadas a generar inmunidad contra el COVID-19, deberán volver a cumplir sus funciones en forma presencial en sus lugares de trabajo, una vez cumplido el plazo de 14 días de su inoculación".

Así mismo la resolución excluye de esa obligación de presentarse a trabajar presencialmente a las personas que presenten las siguientes enfermedades: "personas con inmunodeficiencias: Congénita, asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica) y desnutrición grave; VIH dependiendo del status (menor de 350 CD4 o con carga viral detectable); Personas con medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisona o más de 20 mg/día o su equivalente, por más de catorce días); y a pacientes oncológicos y trasplantados: Con enfermedad oncohematológica, hasta seis meses posteriores a la remisión completa; Con tumor de órgano sólido en tratamiento; Trasplantados de órganos sólidos o de precursores hematopoyéticos".

Igualmente remarca que aquellos que no se reintegren a sus tareas presenciales "negándose a prestar sus servicios en forma presencial, se los tendrá como ausentes sin derecho a cobrar sus remuneraciones".

Desde la DGE aún no precisaron qué cantidad de docentes y trabajadores de la educación deberían volver a las aulas luego de esta decisión, pero sí dejaron entrever que la situación de pandemia es impredecible y que si se agravara, esta decisión podría volver a modificarse, sobre todo porque hubo también un cambio respecto de la resolución nacional que obligaba a estos docentes a retornar a sus lugares de trabajo.

Seguir leyendo