A horas de reanudar la negociación

La CTA le marcó al Gobierno que no aceptará bonos en negro y cruzó a una senadora oficialista 

Su titular marcó que el gobernador faltó al diálogo al decretar un aumento unilateral en julio. Natacha Eisenchlas (UCR) leS pidió autocrítica, pero admitió que el paro fue legítimo. Los trabajadores anunciaron que no admitirán más montos no remunerativos en la próxima oferta

Desde las nueve de este jueves, la CTA y el Gobierno volvieron a verse las caras en medio de un clima espeso. Fue cuando se retomaron las paritarias, tras el paro y las movilizaciones más contundentes de los últimos años, y luego de que Suarez prometiera un esfuerzo "sensible" en lo salarial. En la previa a ese reencuentro, Gustavo Correa, titular de la entidad obrera, marcó que no volverán a aceptar bonos en negro y criticó que el oficialismo hable de superávit mientras hay escuelas con malas condiciones edilicias.

"Que no se les vaya a ocurrir la brillante idea de aparecer con una propuesta en negro", advirtió Correa este miércoles por la noche en el programa 7D (Canal Siete). Fue horas antes de volver a escuchar la oferta oficial, y mientras denunciaba falta de diálogo de la administración; ya que no fueron consultados antes de adelantar el 5% que en principio se otorgaba a fin de año, pero fue adelantado a julio.

A eso, agregó sus críticas contra la postura oficialista por haber dicho que el paro era "insólito" y estaba a destiempo. Versiones que habían salido de calle Peltier, apoyadas en que -en teoría- no podía hacerse una medida de fuerza si estaban, justamente, discutiendo un aumento. Desde la CTA contraatacaron, y denunciaron que quien no escuchó los reclamos en su momento fue el propio Gobierno.

►TE PUEDE INTERESAR: Sergio Massa desmintió que haya sido designado ministro de Economía de la Nación

Conforme. Gustavo Correa, satisfecho con el amplio apoyo que consiguió en la elección. (UNO - Horacio Altamirano)
Horas antes de volver a estar cara a cara con el Gobierno, Correa marcó la cancha y criticó a quienes tildaron al paro de

Horas antes de volver a estar cara a cara con el Gobierno, Correa marcó la cancha y criticó a quienes tildaron al paro de "insólito y político".

"Yo le pido a la legisladora que mire la línea de tiempo", golpeó Correa. "El primero de mayo, en la Legislatura; los trabajadores fuimos y le dijimos al gobernador que había que abrir la paritaria. El 20 de junio fuimos a Junín y le dijimos al vicegobernador exactamente lo mismo, que necesitábamos rediscutir salarios. Estuvimos en un montón de lugares. El 4 de julio, el SUTE votó el paro. El Gobierno hizo su llamado después, nos convocan el 21 de julio. Los que llegan tarde, por especulación política, son ellos", cerró.

Tras la reanudación paritaria, que será este jueves a las nueve, y en función de la oferta que les pongan sobre la mesa; la CTA definirá cómo sigue su plan de lucha. No está descartado un nuevo paro, aunque deberá discutirse en los plenarios departamentales y en el provincial que están convocados para los últimos días de esta semana y los primeros de la que viene.

Cruce con la senadora que marcó un tinte político en el paro

"¿No hacen una autocrítica de lo que está pasando? Este miércoles hubo dos países. Hasta las 20 había una ministra de Economía: ahora están discutiendo si viene Massa, si no viene Massa, o si sigue Batakis", le retrucó la senadora Natacha Eisenchlas, quien había denunciado intereses políticos en una parte de los que se movilizaron esta semana.

natacha eisenchlas en 7d .jpg

"El gobernador está haciendo todo lo posible, pero hay un Gobierno nacional que no está colaborando y que lo único que hace es sembrar zozobra", apuntó Eisenchlas en 7D.

"Hay un problema de vaciamiento de la autoridad presidencial; el dólar que se va de las manos mientras la portavoz dice que es marginal en la economía. Un Presidente al que ustedes dejaron solo cuando había que votar el acuerdo con el Fondo. ¿No hay un rasgo de humildad en ustedes?", siguió. La referencia apuntaba a una idea recurrente en el oficialismo mendocino: que el problema de salarios y precios responde a una macroeconomía que excede a la gestión local. Para los sindicatos no es así.

"Hay cosas en las que coincido con la senadora. La inflación está alta", cedió un poco Correa. "Pero el tema es quién es la variable de ajuste. Nosotros no queremos que sean los trabajadores. A ustedes les encanta decir que tienen superávit, pero ese superávit es porque tienen pibes sentados en tachos de basura", lanzó.

La dirigente radical dijo que esa imagen descripta era un "golpe de efecto" que estaba usando su interlocutor; y que no era algo que estaba pasando en la actualidad, sino que se había dado una única vez. Pero admitió, sin embargo, cuán cierto e inadmisible era que hubiese ocurrido.

► TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno provincial deberá indemnizar a la familia de Florencia Romano con $12 millones

► TE PUEDE INTERESAR: El SUTE y el Gobierno retoman este jueves la negociación paritaria tras el paro de 48 horas

Temas relacionados: