Política | José Valerio | Jueces | Consejo

José Valerio: "Mendoza necesita mejores jueces: con más conocimientos y más dedicación al trabajo"

El integrante de la Suprema Corte José Valerio ha sido elegido presidente del Consejo de la Magistratura, que evalúa a futuros jueces y fiscales

En abril se cumplieron 33 años desde que José Valerio se convirtió en magistrado y miembro del Poder Judicial de Mendoza. "Fue el día después de las Felices Pascuas de Alfonsín", evoca en diálogo con Diario UNO.

Te puede interesar...

Dicho de otro modo: el actual ministro de la Suprema Corte de Justicia, designado en 2016 por Alfredo Cornejo, ha transcurrido exactamente la mitad de su vida tomando decisiones sobre la libertad, la inocencia y la culpabilidad de las personas. Por sus sentencias de la ya desaparecida Segunda Cámara del Crimen pasaron muchos: el mítico Charly García en 2002, Mariano Luque por el crimen de Soledad Olivera en 2011...

José Valerio es hincha del Tomba pero banca al ala riverplatense de la familia, incluso yendo a la cancha. "Cuando se podía", sonríe en diálogo telefónico, desde su casa, donde cumple el distanciamiento social por la pandemia de coronavirus.

Recientemente, el magistrado, que había llegado a la Justicia para ser fiscal en 1987, ha sido designado para presidir el Consejo de la Magistratura, organismo integrado por la Corte, el Poder Ejecutivo, diputados provinciales, los jueces y los abogados que se dedica a evaluar a los futuros jueces y fiscales y defensores públicos. Fue una elección consensuada después de un año intenso en la Corte local.

- ¿Hay mucho por hacer en el Consejo de la Magistratura?

- Yo creo que sí. Sobre los perfiles vigentes de los jueces, fiscales y defensores oficiales hay que trabajar urgente porque datan de un trabajo de 1995 y te imaginarás que en 25 años hubo muchas reformas y muchos cambios en las funciones. Tanto es así que los jueces ya no tienen funciones administrativas en materia penal y se han reducido en materia civil; también cambió el Código Procesal para los fiscales y los defensores oficiales, así que hay que empezar por esto urgente.

- ¿Qué más?

- Hay que trabajar más profundamente sobre las evaluaciones técnicas para los aspirantes para que tengan cada vez más relación con las reformas que se vienen ejecutando y con el camino hacia dónde vamos. Es decir, si vamos hacia un sistema acusatorio adversarial a juicio por jurado y todo lo demás, los perfiles de jueces y los conocimientos técnicos deberán estar relacionados con el futuro, que ya está entre nosotros.

“Los futuros magistrados también deben trabajar mucho y capacitarse sobre perspectiva de género, violencia contra la mujer y protección de la niñez” “Los futuros magistrados también deben trabajar mucho y capacitarse sobre perspectiva de género, violencia contra la mujer y protección de la niñez”

- ¿Van a insistir con el lenguaje de los futuros magistrados en las sentencias?

- También es muy importante el uso del lenguaje claro en el perfil de los futuros magistrados y para esto es muy importante el juicio por jurado popular. Como los magistrados intevinientes deben tratar con el jurado para ver las cuestiones a resolver deben pronunciarse en un lenguaje sencillo. Así, toda la discusión acerca del uso del lenguaje claro en las sentencias deberá trasladarse ahora a los juicio por jurado. Eso no implicará bajar la calidad de las sentencias sino mejorarla.

“ Las sentencias no son mejores porque tengan un lenguaje exclusivo para iniciados en el Derecho sino cuando todo el mundo las entiende ” “ Las sentencias no son mejores porque tengan un lenguaje exclusivo para iniciados en el Derecho sino cuando todo el mundo las entiende ”

- ¿Qué tipo de jueces necesita Mendoza?

- Necesitamos mejores jueces con mayores conocimientos pero con vocación y dedicación al trabajo. Y con mentes abiertas, de acuerdo a los tiempos de cambio que se viven, de muchos cambios y más acelerados que hace 40 años.

Entrevista a José Valerio. Parte 01

- ¿Está funcionando el Consejo de la Magistratura?

- El Consejo no se ha parado, tanto que tenemos reuniones agendadas.

- Más de treinta jueces provinciales renunciaron este año para jubilarse de la mejor manera posible, aunque la mayoría sigue ejerciendo porque ANSES no les da el retiro por la pandemia. Cuando esas vacantes se produzcan será una prueba de fuego para el Consejo para examinar a los aspirantes…

- Sí. Tenemos varios conjueces ejerciendo y habrá que ver cómo se resuelven esos pedidos de jubilaciones porque, si bien el Ejecutivo Provincial aceptó todas esas renuncias, habrá que esperar los trámites en ANSES y que cobren la primera mensualidad para que dejen de ser funcionarios judiciales y que esos cargos puedan cubrirse.

- No todos los jueces están dispuestos a renunciar a esa condición de cobrar el primer haber jubilatorio para dejar el cargo, como sorpresivamente hizo Jorge Nanclares…

- No. Hay muchos magistrados que están esperando la jubilación desde abril o mayo y ANSES no resuelve todavía. Es cierto que tienen sueldos importantes respecto de otros sueldos de la provincia pero los niveles de vida están directamente relacionados con esos sueldos, y muchos no saben cuánto tiempo más van a esperar hasta que se resuelva. Este es el problema de un Estado de dimensiones inconmensurables.

“El gigantismo estatal genera esta falta de eficacia y eficiencia en el funcionamiento” “El gigantismo estatal genera esta falta de eficacia y eficiencia en el funcionamiento”

Entrevista José Valerio. Parte 02

“En épocas de crisis hay que aferrarse a las reglas con mayor claridad”

- ¿Cómo llegó a presidir la Magistratura?

- Dalmiro Garay ya me había propuesto para ser presidente del Consejo pero todo se estancó tras la salida de Jorge Nanclares; ahora revalidó la propuesta y se llegó al acuerdo.

Un usía en casa

- ¿Cómo vive esto de trabajar en casa por la pandemia alguien tan acostumbrado al despacho, a los tribunales?

- Con más dedicación al trabajo porque no hay límites, especialmente para los que nos gusta estar conectados y trabajando. A veces, un domingo son las once de la noche y estoy leyendo alguna sentencia. No es fácil distribuir los tiempos pero también es cierto que al no tener otras actividades uno va dedicando ese tiempo al trabajo. Por ejemplo, perdí el tiempo del traslado desde casa a tribunales, a la mañana y a la tarde, que antes dedicaba a leer los diarios o a contestar mensajes. Ahora paso días sin contestarlos o lo hago a la noche, muy tarde. Hay cambios que implican avances y dificultades.