Conflicto con los estatales

José Thomas dijo que el acatamiento al paro fue menor al 35%: "El SUTE miente en muchas cosas"

El titular de la DGE brindó un balance de cómo fue el primer día de huelga estatal. Junto al ministro Ibañez desmintieron los dichos de ATE y SUTE, que hablaban de una adhesión mayor al 75%. Además, afirmaron que el diálogo está abierto y que podría haber nuevos aumentos salariales si la inflación continúa en alza

"El SUTE miente bastante en muchas cosas. Lo vieron este fin de semana. Primero en el número del que están hablando, y segundo, en muchas declaraciones que han realizado por estos días". Con esa frase sobre el acatamiento al paro arremetió el titular de la DGE José Thomas, al inicio del careo con la prensa que mantuvo este lunes. También habló el ministro Víctor Ibañez, quien dejó abierta la chance de dictar una conciliación obligatoria; aunque también los canales para dialogar, según dijo.

El nivel de adhesión viene generando versiones cruzadas. Los números que arroja el Ejecutivo jamás condice con los de los gremios (y viceversa, por supuesto); con una diferencia que se acentuó bastante en los últimos tres paros estatales. Esta vez, el arranque de las 72 horas de huelga no generó más de 37% de inasistencias para las autoridades; mientras que para los trabajadores fue mayor al 70%.

"Nosotros tenemos un sistema nominal que nos sirve para varias cosas", siguió Thomas, en referencia al GEM. "Éste es el número de acatamiento: hay un 65% de presentismo en las escuelas en términos generales, y un 75% en aquellas de gestión privada. En cuanto a los alumnos, las cifras son más dispares y no las tenemos medidas de la misma manera que con los docentes", explicó.

Jose Thomas.JPG
Thomas aprovechó para aclarar algunos de sus dichos que fueron malinterpretados el viernes; y dijo que la puerta al diálogom con el gremio continúa abierta.

Thomas aprovechó para aclarar algunos de sus dichos que fueron malinterpretados el viernes; y dijo que la puerta al diálogom con el gremio continúa abierta.

Consultado por esas divergencias, sobre todo en torno a la huelga masiva del 26 de julio, Thomas salió a responder: "Con el corte hecho al mediodía del paro anterior, ya estábamos reconociendo un número consolidado en el 53% de presentismo y 47% de acatamiento. Hoy, lo que estamos contando puede cambiar; pero está cargado el 60% de las escuelas", dijo. Además, aprovechó para volver a pedir a los padres que envíen a sus hijos a clase.

Ibañez tomó el guante minutos después, pero se dedicó a hablar de los empleados nucleados en ATE y ya no de la órbita educativa. Le preguntaron por los dichos de Roberto Macho, quien desde la cúpula de la Asociación de Trabajadores del Estado afirmó una adherencia cercana al 80%. "Bueno, Macho ha hecho declaraciones, pero las hace como las suele hacer él: sin ningún tipo de información clara. Esto puede relevarse y registrarse. Hay retención de servicio del Régimen 15, pero están presentes en los hospitales. Ampros, por otro lado, está trabajando en bajar a las bases la última propuesta", dijo.

Política en los sindicatos y Thomas contra el kicrhnerismo

En la conferencia de prensa del pasado viernes, el director de Escuelas hizo foco en la ideología política del SUTE y la CTA. Los acusó de partidizar el reclamo por ser afines al Frente de Todos. Esas declaraciones, sumadas a otras en las que acusó a un grupo de "despreciar la presencialidad", fueron tergiversadas -según él mismo dijo- por esas mismas entidades. Por eso este lunes, si bien volvió a hacer una crítica en el mismo sentido, aprovechó para hacer distinciones:

Conforme. Gustavo Correa, satisfecho con el amplio apoyo que consiguió en la elección. (UNO - Horacio Altamirano)
El líder de la CTA Gustavo Correa, uno de los apuntados cuando se habla de que el reclamo tiene tintes partidarios. Desde el SUTE y la CTA desmienten ese punto de vista.

El líder de la CTA Gustavo Correa, uno de los apuntados cuando se habla de que el reclamo tiene tintes partidarios. Desde el SUTE y la CTA desmienten ese punto de vista.

"El docente ama estar en el aula y con los estudiantes. El reclamo por los salarios es generalmente justo", reconoció. "Pero los está arrastrando un sindicato kirchnerista. El docente tiene que estar en el aula y los padres tienen que mandar a los chicos a la escuela. Si quieren resolver esto, lo que tienen que hacer es traer propuestas. Tienen que brindar algún tipo de solución", pidió.

¿Y cómo se puede fundamentar la teoría de que el reclamo está "kirchnerizado"?, le preguntaron. "En que se nota que un sindicato que en otras provincias, con sueldos peores que la nuestra, no dice nada; acá propone cinco días de paro", devolvió. "No creo que todos los docentes sean kirchneristas, ni mucho menos. No lo dije antes y no lo digo ahora. Digo que hay diferentes formas de expresar su lucha; y que para nosotros debe ser con los chicos adentro de las escuelas".

Escenarios posibles: conciliación obligatoria y nueva negociación

El ministro Víctor Ibañez tomó la palabra y contestó si el Gobierno estaba cerca de forzar el acuerdo a través de ese mecanismo. Explicó que por ahora la decisión es seguir trabajando y dialogando con los gremios. "Por eso el gobernador dictó el decreto de trabajo con los docentes, y hoy con los regímenes 05 y 15. Esto da previsibilidad y supera la inflación del mes de julio, con aumentos por encima del 44%", apuntó.

Victor Ibañez.jpg

"Todas las propuestas que hacemos tienen en cuenta, fundamentalmente, a la inflación", dijo Ibañez. Aseguró que también se conteplan números de la recaudación.

No es el único escenario latente. Tanto desde la serie de tuits que publicó Suarez en el peor momento de las manifestaciones, como en las normas publicadas en el Boletín Oficial, aparece la alternativa de volver a montar un nuevo espacio de negociaciones. El texto dice "en la medida en que se lo crea necesario", pero sin brindar ningún dato más específico que eso. También sobre ese punto se paró el titular de Gobierno.

"No será necesariamente en un futuro muy alejado. Perfectamente puede ser en el corto tiempo, en la medida en que sucedan dos cosas: por un lado los índices nacionales (que crezcan desmedidamente, se intuye); y por otro lado lo que ocurra con las contrapropuestas de los gremios. Claro, contrapropuestas que no sean en el marco de lo que están planteando hoy, que es este paro por 72 horas", aclaró.

Y en torno a esos puentes, que hoy ambas partes asumen como rotos, el ministro expresó que la autocrítica debe venir por parte de los dirigentes gremiales: "Indudablemente, son los sindicatos los que no están dialogando con nosotros. No es una sensación. Esto no es de parte nuestra, sino de parte de ellos", acusó.

► TE PUEDE INTERESAR: El dólar blue en Mendoza se mantiene estable mientras que en la City porteña tuvo un leve retroceso

► TE PUEDE INTERESAR: En medio de la tensión con ATE, Suarez firmó los aumentos por decreto a trabajadores estatales

Temas relacionados: