Para evitar la judicialización excesiva

Ibañez presentó el proyecto para crear una oficina de conciliación que resuelva causas civiles

Será para casos como daños y perjuicios, accidentes e incumplimientos contractuales. Pretende lograr acuerdos entre las partes en menos de 60 días, gracias a un cuerpo de negociadores. Comenzará a tratarse en la Cámara de Diputados

El Gobierno presentó un nuevo avance para reformar la Justicia de Mendoza. Se trata del proyecto para montar una oficina de conciliación Civil y Comercial, que busca agilizar las causas y evitar la judicialización excesiva de los conflictos. El ministro Víctor Ibañez brindó los argumentos al mismo tiempo que el gobernador Rodolfo Suarez lo envió a la Cámara de Diputados para que empiece a tratarse.

Según informaron, implicaría tratamientos sencillos y mucho más rápidos que los procedimientos actuales. De aprobarse la ley, las partes tendrán la obligación de pasar por este organismo de acuerdos antes de iniciar cualquier acción legal en esos ámbitos. Luego de que se sorteen las causas, un cuerpo colegiado será el encargado de mediar entre ellos se firmará un acta de conciliación cuando haya consenso. Sólo podrán ir a juicio si el diálogo fracasa.

“Primero se llamará a concurso para crear el cuerpo de conciliadores, que son abogados como cualquier otro, pero que tendrán que cumplir con una serie de requisitos”, explicó Ibañez. “Para trabajar tienen 30 días, que serán prorrogables por otros 30 días más, por si hubiese que presentar pruebas, por ejemplo”, sumó.

IBA LOMBA ABED 3.jpg
El proyecto prevé resoluciones en menos de un mes, en los casos más ágiles.

El proyecto prevé resoluciones en menos de un mes, en los casos más ágiles.

Tras las reformas del Código Procesal Civil de la provincia, se implementó un nuevo estadio este tipo de procesos: una audiencia inicial, previa al avance en la Justicia, que ha logrado resolver el 40% de los debates antes de que lleguen a manos de los jueces, según datos oficiales. El nuevo proyecto prevé aumentar aún más ese nivel de resolución previa, y así evitar procesos largos.

Destacaron que uno de los antecedentes determinantes para la elaboración del proyecto fue el buen nivel de respuesta que se obtuvo en la Oficina de Conciliación Laboral, que se implementó durante la gestión de Alfredo Cornejo. De la misma manera en que ese área logró reducir la judicialización de casos en ese ámbito, pretenden que se haga ahora en lo Civil y Comercial.

“Está pensado para la ciudadanía, porque baja el tiempo en que se hacen estos caminos que, a veces, llevan años. Además es un alivio en cuanto a los costos que las personas tendrán que erogar para pagarlos, lo cual, obviamente, es muy importante. Y, por supuesto, no veda la posibilidad de ir hacia un proceso tradicional si los involucrados así lo desean, es una herramienta más, solamente”, graficó el ministro.

Cómo se conformará la oficina y qué causas recibirá

Si la ley se aprueba, se abrirá un concurso para los abogados que busquen ser parte del cuerpo de conciliadores civiles. Ese conjunto funcionará en la órbita de la Subsecretaría de Justicia y Relaciones Institucionales. Su tarea será recibir casos en los que existan posibles daños y perjuicios, accidentes e incumplimientos contractuales, entre otros.

Según está estipulado, procedimientos que antes demoraban entre 5 y 10 años, ahora podrán resolverse antes de uno o dos meses, aunque teniendo en cuenta posibles demoras externas a la Justicia, se espera que puedan llegar a un año, pero sin superar ese plazo.

“Se dio participación a todos los estamentos con injerencia relevante en el fuero Civil, que son los principales interesados en implementar un procedimiento como el que aquí se propone”, celebró el subsecretario de Justicia Marcelo D’Agostino, en referencia a los cuerpos de magistrados que brindaron sus aportes a la constitución del proyecto.

Temas relacionados: