Escoltada por los intendentes Matías Stevanato, de Maipú, y Martín Aveiro, de Tunuyán, Anabel Fernández Sagasti asumió este miércoles la presidencia del Partido Justicialista en la histórica sede de calle San Lorenzo de Ciudad, pero sin acto, sólo con una conferencia de prensa. Allí dejó en claro que el partido que comanda y todos sus integrantes están enrolados detrás de la exigencia política para que la cúpula de Seguridad, y el Gobierno en sí, expliquen qué pasó y cómo se actuó en el femicidio de Florencia Romano (14).

"El Gobierno debe dar una respuesta política pero también institucional. Algo tienen que cambiar en Mendoza para que esto (en referencia al crimen de Florencia), no ocurra", comenzó resaltando la nueva presidenta del PJ, poniéndose al frente del reclamo que ya protagonizaron los legisladores peronistas y del que se hizo eco hasta el intendente de San Rafael, Emir Félix.

Te puede interesar...

Sagasti se encargó de remarcar varias veces en su discurso que esta gestión partidaria que encabeza "no se va a quedar marcando lo que falta, sino haciendo propuestas" y en ese línea precisó: "Nosotros estamos trabajando con nuestros bloques propuestas para que el 911 funcione y asegurarnos que si hay una denuncia o pedido de auxilio se active todo el mecanismo, porque es la puerta de entrada de las emergencias de los mendocinos, si eso falla todo el sistema. Estamos pensando en un cuerpo especial capacitado de la Policía que atienda el 911 y auditorías de la sociedad civil, que organizaciones que trabajan con temas de víctimas de delito o violencia de género puedan auditar el 911", precisó Fernández Sagasti.

También agregó que luego de que el femicidio de Florencia Romano tuviera repercusión nacional, varios funcionarios del Gobierno nacional la llamaron e hicieron lo mismo con el gobernador Rodolfo Suarez, e insistió en que el Gobierno provincial "no le debe una respuesta a la oposición, se la debe a la sociedad. El caso de Florencia Romano no puede ser un caso más, tiene que ser una bisagra y no puede ser que los mendocinos sigan con miedo a que siga el relajamiento policial que existe hoy en Mendoza".

La senadora nacional, que por estos días es una de las referentes que aboga para que se legalice la interrupción voluntaria del embarazo en la Cámara Alta el próximo 29 de este mes, evitó hablar de candidaturas y estrategias electorales para el 2021, argumentando que esos temas no están entre las urgencias de los mendocinos.