Diario Uno Política Héctor Bonarrico
Polémica por una serie

El senador y pastor Héctor Bonarrico convoca a bajarse de Netflix molesto por la serie "El Reino"

El senador provincial y pastor, Héctor Bonarrico, convocó a sus fieles a darse de baja en Netflix molesto por la difusión de la serie "El Reino": "es una ofensa"

Alineado con lo que han manifestado varios evangélicos en el país, el senador provincial del partido Mas Fe y pastor evangélico Héctor Bonarrico, convocó a sus fieles a darse de baja en la plataforma de Netflix molesto por el contenido de la serie El Reino. Según aseguró el legislador mendocino "es una estigmatización, una ofensa a mucha gente, porque está muy lejos de la verdad. Como pastor yo pediría que prohíban todo lo que calumnia", resaltó.

En diálogo con el programa "Te digo lo que pienso" de Radio Nihuil, el senador que sigue oficiando de pastor evangélico, aseguró que "los cultos o las misas que se muestran en la serie son una falacia de la realidad, de la práctica de los evangélicos", y recordó que el repudio no es sólo suyo, sino de la Asociación de Pastores Evangélicos del país, que agrupa a 15.000 iglesias hizo un descargo porque lo consideró una blasfemia y cargó las tintas contra la escritora de la serie, Claudia Piñeiro.

Seguir leyendo

Días atrás la fue la Alianza Cristiana de las Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) quien acusó a los creadores de la serie de Netflix, "El Reino", de "usar el arte" para "crear en el imaginario popular la percepción" de que sus pastores "solo tienen ambiciones de poder o de dinero", a fines de "segregar, marcar en listas y señalar como peligrosos y fundamentalistas" a sus fieles y que se "debiliten y desaparezcan".

Ensayando una autocrítica, y en alusión al protagonista de la serie Diego Peretti, que hace de pastor evangélico y candidato a presidente corrupto y abusador, Bonarrico admitió que puede haber algún pastor que se porte mal, "Jesús tenía 12 y uno se portó mal y eran 12 nada más, pero meter a todos los evangélicos en esa representación es una ofensa tremenda".

El senador señaló que uno de los aspectos que más los ofendió fue que las serie muestra al pastor muy lejos de la gente: "nosotros estamos cerca de la gente, somos muy buenos administradores, tanto es así que como pastor le digo, jamás hemos tenido ayuda del Gobierno, tenemos templo propio, pagamos los impuestos, tenemos emisoras de radio y canales de televisión, escuelas para niños, hogares para madres solteras y mujeres golpeadas, clubes y todo con las dádivas", explicó.