Diario Uno Política Walter Bento
Megacausa federal

El "Rengo" Aguilera acusó a Walter Bento de presionarlo a través de terceros y pidió declarar

Una persona allegada al exlíder de la barra del Tomba se presentó en la fiscalía de turno y entregó un escrito que podría sacudir el tablero en la causa de las coimas de la Justicia Federal

El clima en Tribunales no es precisamente vivaz por estos días. La reducción de tareas que hay en enero -sumada a la cantidad de casos positivos de Covid- ha hecho que la circulación de gente por esos pasillos sea muy baja. Pero en ese paisaje bucólico se produjo un hecho inesperado. Una persona allegada a Daniel Orlando "Rengo" Aguilera presentó un escrito en el que afirma que el exlíder de la barra del Tomba sufrió presiones por parte de sujetos vinculados al juez Walter Bento en la "causa de las coimas" de la Justicia Federal.

"Soy yo quien pone en su conocimiento estas cosas, pero pidiendo que escuchen a Daniel Aguilera, ya que él es quien conoce qué sucedió", reza el texto, que después de dar detalles sobre los supuestos aprietes pide dos cosas: que protejan al "Rengo" -parece que ha tenido algún inconveniente en la cárcel- y que lo citen a declarar delante del juez Eduardo Puigdéngolas y el fiscal Dante Vega, que tienen a cargo la investigación sobre Bento.

El escrito que llegó al despacho de la fiscal de turno María Alejandra Obregón hace un breve repaso de lo que Aguilera dice haber vivido. El relato indica que hacia finales de 2016 el "Rengo" frecuentaba mucho la galería Tonsa, ya que su hermano Diego -hoy prófugo- tenía un café que se llamaba Visto.

Hay que decir que en la misma galería operaban otros personajes que han sido imputados en la causa de las coimas, aunque esa es una historia lateral. Lo cierto es que en noviembre o diciembre de aquel año, un tal Diego Aliaga quiso reunirse con Aguilera.

imagen.png
El juez federal Walter Bento está acusado de cohecho, asociación ilícita y lavado de dinero, aunque él asegura que es inocente y sigue yendo a su despacho.

El juez federal Walter Bento está acusado de cohecho, asociación ilícita y lavado de dinero, aunque él asegura que es inocente y sigue yendo a su despacho.

Propuesta de una coima

Hoy se saben varias cosas sobre Aliaga, el oferente del arreglo. En principio, que está muerto, ya que lo asesinaron en 2020, en el marco de lo que -según la investigación- fue un secuestro seguido de muerte. Pero hay más data sobre él. Trascendió que operaba como informante de la Policía y hay quien conjetura que era la "mano derecha" de Bento a la hora de trocar pagos en dólares por beneficios procesales.

En aquella reunión entre Aliaga y Aguilera, el primero le dijo al otro que, si quería evitar que lo investigara la Justicia Federal, tenía que pagar. El barra lo consideró "un chanta" y no aceptó la propuesta.

El tiempo pasó. Y así es como en 2017-2018 el "Rengo" estaba preso en Boulogne Sur Mer por violencia de género. En ese contexto, lo visitó otra persona que el Ministerio Público asocia hoy a Walter Bento: el abogado Jaime Alba, actualmente detenido e imputado en la causa de las coimas.

Según el escrito presentado ayer, Alba le advirtió a Aguilera que los teléfonos que el barra utilizaba en el penal estaban intervenidos. Era cierto: las escuchas fueron luego utilizadas como evidencia contra el "Rengo"; le allanaron la celda y avanzó una denuncia por narcotráfico contra él y otras 17 personas. El juez a cargo era Bento.

"Él sabe que la denuncia en su contra es porque no pagó", se lee en el texto que llegó a la fiscalía.

Diego-Aliaga-busqueda.jpg
El operativo para encontrar el cuerpo de Diego Aliaga, en Costa de Araujo (Lavalle).

El operativo para encontrar el cuerpo de Diego Aliaga, en Costa de Araujo (Lavalle).

Condenado

En julio de 2020, Aguilera fue condenado a 12 años de prisión por narcotráfico. La acusación sostenía que mientras el exlíder de la barra del Tomba estaba preso por violencia de género, organizaba junto a otros imputados la venta y distribución de drogas.

Por algunos meses el caso desapareció de las portadas, hasta que en agosto de 2021 Diego Barrera, uno de los testigos clave de la causa Bento, contó que el "Rengo" había sido presionado para pagar una coima en dólares a cambio de su libertad.

En aquel momento, Barrera expresó: "Hay gente que ha sido perjudicada por no adecuarse a pagar un apriete por intermedio de Diego Aliaga. Aguilera fue uno. En la causa, esto me lo contó Diego después de hablar con Bento; se le dijo que 'si no arregla se jode'. Porque él era el pijo (sic), hacía lo que él quería".

La versión cuadra con la tesis general que sostiene el fiscal Vega, quien está convencido de que existía en los tribunales federales de Mendoza una banda liderada por el juez Bento e integrada también por abogados y "punteros" que vendían arreglos a cambio de suculentas comisiones en dólares.

Arista interesante: la denuncia que inició el expediente por el que condenaron a Aguilera fue anónima. Nunca se supo quién la había hecho. Si se tiene en cuenta que se ha comprobado que Aliaga era informante de la Policía, el círculo -al menos teóricamente- empieza a cerrar. El informante conseguía datos, armaba causas y luego pedía retornos. Si las víctimas no le pagaban, terminaban tras las rejas. Esa es una de las tesis del Ministerio Público.

Hay otro detalle que da que pensar. Un imputado del expediente que mantiene al "Rengo" tras las rejas ya obtuvo la domiciliaria: Cristian Oscar Oliva ¿Quién era su abogado defensor? Luciano Ortego, hoy con prisión preventiva y acusado de ser otro de los operadores de Bento.