Diario Uno > Política > Vacunas

El nuevo objetivo del Presidente: para marzo todos los grupos de riesgo vacunados

El presidente Alberto Fernández admitió que hubo "una demora" en la entrega de vacunas. "Después del 15 de febrero todo se normalizará", anticipó

El presidente Alberto Fernández consideró que hubo "una demora" en las previsiones que había hecho Rusia respecto a las vacunas, pero remarcó que es un problema que existe en todo el mundo y subrayó que la idea es tener vacunados en marzo al personal de salud, de las fuerzas de seguridad, los docentes y los mayores de 60 años.

"Hubo claramente una demora en las previsiones que había hecho Rusia, que a esta altura debería haber entregado 10 millones de vacunas", indicó Fernández en diálogo con Página/12.

Te puede interesar...

"La explicación que nos dan es que ha habido un retraso en la elaboración, porque parece que en la producción de vacunas hay que hacer como una escalada en la producción", remarcó el mandatario.

En tanto, señaló que "los cálculos dan cuenta de que después del 15 de febrero todo se normalizará".

Las vacunas que espera el Gobierno

"Yo confío que sea así. En unos días estaremos recibiendo más vacunas de Rusia y vacunas de AstraZeneca, que nos está adelantando parte de lo que se habían comprometido a entregar en febrero", expresó el mandatario.

Asimismo añadió: "Sigo con la idea de que podamos recibir las vacunas de acá el 31 de marzo, que Rusia se comprometió a entregar, y acelerar la vacunación al máximo, porque la propuesta y la idea que yo tenía era contar con ellas para vacunar a las 13 millones de personas que están en situación de riesgo".

En tanto, aclaró que en ese grupo incluye "al personal de la salud, de las fuerzas de seguridad, a los docentes y a los mayores de 60 años".

Sobre la demora en las vacunas, aclaró: "Ese problema lo enfrentan todos. Yo en estos días hablé con el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, con Ángela Merkel y con Emmanuel Macron. Los tres tienen los mismos problemas para recibir vacunas".

"Con Merkel le dedicamos a este tema una parte extensa de la charla. Como en Alemania no tienen aprobada aún la Sputnik V, quería conocer qué experiencia teníamos. Le transmití mi experiencia y la confianza que tengo en la vacuna, que es absoluta, porque no hemos reportado un solo efecto adverso", concluyó.