Proyecto frenado en la Legislatura

El ministro Levrino admitió que el grupo GRIS porta pistolas Taser para casos especiales

Dijo que la Policía de Mendoza cuenta con 18 de esas armas y que hasta ahora no han sido utilizadas. Esta semana el gobernador Rodolfo Suarez frenó un proyecto de ley para la compra de más pistolas

En la misma semana que el Gobierno frenó en la Legislatura un proyecto para dotar de pistolas Taser a la Policía, el ministro de Seguridad, Raúl Levrino, confirmó que Mendoza ya tiene 18, de las cuales 3 están en manos del GRIS, un grupo comando especializado de la fuerza, que por ahora no ha tenido que hacer uso de ellas.

Este particular armamento eléctrico, cuestionado por varios sectores de la sociedad, permanece guardado en el depósito de armas de la Policía y "puede ser utilizado en cualquier momento" si una situación lo amerita. Desde la cartera de Seguridad acentúan que "su uso no ha sido necesario a raíz del profesionalismo de los uniformados".

Las pistolas Taser tienen como objetivo casos especiales, como por ejemplo alguien que se quiera suicidar o una persona atrincherada que ponga en riesgo su vida o la de un tercero. Es un arma de electrochoque no letal que dispara proyectiles con cables que suministran corriente suficiente como para afectar los músculos, principalmente las extremidades, e inmovilizar temporalmente.

pistolas taser.jpeg
La entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, junto a su par en ese momento, Gianni Venier. Firmaron un convenio donde Mendoza le prestaba a la Nación 15 pistolas Taser.

La entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, junto a su par en ese momento, Gianni Venier. Firmaron un convenio donde Mendoza le prestaba a la Nación 15 pistolas Taser.

Se compraron en el 2007 pero nunca se avanzó en la adquisición de nuevas unidades. De hecho, 15 se prestaron a la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en mayo de 2019, cuando se firmó un convenio para que esas pistolas fueran utilizadas para capacitar a policías de otras provincias.

Esta semana, su utilización volvió a la escena pública a raíz de un proyecto del PRO que iba a ser tratado en la Legislatura luego de obtener despacho favorable en la comisión de LAC. A pesar de que también contaba con el aval del radicalismo, el propio gobernador Rodolfo Suarez frenó la iniciativa porque recalcó que las pistolas Taser son caras y no existen en el mercado argentino.

La propuesta legislativa quedó reservada en secretaría y su texto será revisado. Esta revisión se dará en una reunión que Suarez mantendrá con sus autores, Álvaro Martínez, Gustavo Cairo y Hebe Casado del bloque del PRO, quienes insistirán en su tratamiento.

Aquellos que rechazan su utilización las comparan con las picanas que se usaron antes y durante la dictadura militar para torturar a personas detenidas o secuestradas por el terrorismo de Estado.

Temas relacionados: