Diario Uno > Política > Solá

El Gobierno definió como una "metida de pata" los dichos de Solá

Destacaron que Solá mezcló lo que le contaron con una impresión suya, y precisaron que lo que dijo del miembro del FMI es una expresión de él

El Gobierno nacional definió este miércoles como "una metida de pata" los dichos del canciller Felipe Solá sobre la charla del presidente Alberto Fernández con Joe Biden, pero afirmaron que el episodio está "concluido". El ministro de Relaciones Exteriores afirmó el pasado lunes que el Presidente le pidió al mandatario electo de Estados Unidos "la colaboración y buena voluntad del director de los Estados Unidos en el FMI".

"Fue una metida de pata, ésta fue grave. Alberto (Fernádez) se enojó, pero ya dio el episodio por concluido", resaltaron a NA altas fuentes del Ejecutivo, al referirse a los dichos del canciller sobre la conversación entre Biden y Fernández, en la que no participó.

En ese marco, destacaron que Solá "mezcló lo que le contaron con una impresión suya", y precisaron: "Lo que dijo del miembro del Fondo es una expresión de él".

"No estamos teniendo mucha suerte en ese sentido con el director que debería cambiar después del 20 de enero. El gobierno que se va (por Donald Trump) no está teniendo las mejores actitudes", resaltó Solá el declaraciones radiales.

Actualmente, el primer subdirector gerente del FMI (segundo de Kristalina Georgieva) es el estadounidense Geoffrey Okamoto y el director por los Estados Unidos en el board del organismo multilateral es Mark Rosen.

En esa línea, fuentes cercanas al Presidente detallaron que "Felipe iba a estar en la conversación, pero se confundió y fue a (la Residencia de) Olivos".

Por esa situación, el ministro de Relaciones Exteriores no llegó a participar de la conversación, pero luego recibió un informe de lo sucedido.

Tras las declaraciones de Solá, el equipo de comunicación de Presidencia dialogó con medios internacionales para que "aclaren que los dichos del canciller no eran lo que sucedió".

"La versión oficial es la versión nuestra", sentenciaron fuentes de Casa Rosada, que admitieron que al ministro de Relaciones Exteriores "no le gustó" que salieran a desmentirlo.

Por último, consideraron que se trató de "un error importante, porque es el canciller", pero subrayaron: "Solá se queda en Cancillería".

Seguir leyendo