Diario Uno > Política > Recaudación tributaria

Efecto pandemia: Mendoza sufrió un drástico bajón en la recaudación de impuestos

Producto de la escasa actividad económica los ingresos cayeron, tanto provinciales como nacionales. Prevén difícil la recuperación para este año

La recaudación provincial cerró el año con una importante disminución real. Tanto los ingresos tributarios provinciales, como los provenientes de la distribución de impuestos nacionales, muestran variaciones reales negativas al terminar 2020.

Indudablemente los efectos de la pandemia y el parate económico que produjo se hicieron sentir en la caja provincial. Ingresaron menos fondos porque los contribuyentes mendocinos pagaron menos impuestos, y porque los envíos nacionales atados a los impuestos que recauda la Nación, como el IVA, por ejemplo, también cayeron. En la comparación la recaudación provincial se redujo un 14% en comparación con el 2019 y la recaudación que proviene de los impuestos nacionales se achicó un 2%.

Te puede interesar...

rentas atm 1.jpg

Los datos se desprenden de un informe elaborado por el Ministerio de Hacienda y Finanzas que maneja Lisandro Nieri.

Bajo estos conceptos han ingresado $132.731 millones de pesos durante el año recientemente finalizado, de los cuales, el 37% ($48.699 millones) provienen de tributos que recauda la provincia, mientras que el 63% restante ($84.032 millones) tiene como origen el sistema de coparticipación federal de impuestos.

Comparando estos valores con los recursos obtenidos en 2019, se observa una disminución acumulada que en términos reales (sin inflación) alcanza al 14% para los ingresos tributarios provinciales y del 2% para la coparticipación federal de impuestos y regímenes especiales nacionales.

Si bien los recursos tributarios nacionales muestran una menor disminución que la recaudación tributaria provincial, examinando la composición se observa que mientras los recursos coparticipados por régimen general (65% de los ingresos provenientes de la Nación) presentan una disminución del 9% real, el resto de los recursos tributarios de origen nacional aumenta un 14% real, pero esto se explica principalmente por recursos provenientes por la devolución del 15% que ANSES retenía a las provincias y por el importante aumento del Impuesto a los Bienes Personales, empujando la recaudación de otros impuestos nacionales por fuera del régimen general de coparticipación.

Por otro lado, analizando la recaudación impositiva de la Provincia, se puede ver que no logra recuperar valores reales positivos. Está estancada en una disminución real de entre el 14% y 15% aproximadamente de caída en la recaudación acumulada.

Es por ello, que los recursos propios pierden participación frente a los recursos de origen nacional.

Ingresos Brutos es clave

Teniendo en cuenta que 75% de la recaudación tributaria provincial proviene del Impuesto a los Ingresos Brutos, y analizando la dinámica mensual de su recaudación, se puede ver que durante diciembre la recaudación de este impuesto no logra pasar a terreno positivo, aunque recortando levemente la disminución respecto a la observada en el mes anterior. Esto porque a partir de junio, se fue flexibilizando la cuarentena y fueron habilitando nuevas actividades comerciales y poco a poco, repercutió en una mejora de los ingresos a la caja de la provincia.

Rentas atm 2.jpg

Finalmente, si se examina el comportamiento de la recaudación de los otros tributos provinciales, se obtiene que el impuesto de sellos, muy vinculado al nivel de actividad económica, también presenta una fuerte disminución del 21% real, el Impuesto Inmobiliario un 7% de caída y en menor medida el Impuesto Automotor, que refleja un resultado levemente positivo.

Qué nos espera este año

Dada la incertidumbre a nivel macroeconómico, y la posibilidad de que las actividades económicas tengan que enfrentar un nuevo esquema de confinamiento, aunque sea parcial, es difícil contemplar un escenario de recuperación de la recaudación tributaria en el mediano plazo, aunque es posible prever un rebote a principio de año, cuando los datos se comparen con los peores meses del año pasado.