Análisis y opinión

Derecho a la huelga versus derecho a la educación: los daños emergentes que provocan los paros

La semana se iniciará con 72 horas de huelga de maestros y profesores del Estado y privados. Con esta medida serán cinco los días en lo que va de agosto de pérdida de días de clases

La huelga de los docentes, como toda manifestación popular, tiene su historia y voces a favor o en contra de los reclamos salariales, y a veces, por oposición al sistema educativo, se enfrentan con la necesidad de cumplir los días de clases.

En Mendoza la semana se iniciará con un paro pasivo, sin asistencia a los lugares de trabajo de los docentes de gestión estatal y privada, previsto para el lunes, martes y miércoles.

“Exigimos la reapertura de paritarias, la derogación del decreto y queremos que la Dirección General de Escuelas cese con el amedrantamiento que hace con las resoluciones que dicen que no podemos hacer asambleas en horario escolar” sintetizó Carina Sedano, por Radio Nihuil al término del plenario extraordinario del SUTE.

Docentes sin miedo al ítem aula

Es que los docentes, dijo la gremialista, ya no le tienen miedo al descuento del ítem aula. Aunque eso implique que un docente, por ejemplo, con 10 años de antigüedad y 50 por ciento de zona, que haya adherido al paro de 48 horas de fines de julio y que se sume a estas 72 horas de huelga, tenga un descuento de más de 24 mil pesos en un sueldo de alrededor de 73 mil pesos. Porque además del ítem aula, perderán el bono de $7.200 del estado docente, parte del dinero que reciben por material didáctico e incluso antigüedad.

Una buena porción del sueldo será descontada

Para el Gobierno es un paro de carácter político

“Mendoza le propuso a los docentes de enero a agosto un aumento del 66 por ciento en el salario mínimo por encima de la paritaria nacional y un 44 por ciento de aumento promedio. Que eso termine en un paro de 72 horas o por tiempo ilimitado quiere decir que hay otros componentes que no son los salariales” manifestó José Thomas, director general de Escuelas.

José Thomas.jpg
José Thomas, director general de Escuelas.

José Thomas, director general de Escuelas.

Y agregó que la propuesta es por encima de la inflación, con una garantía de $70 mil por sobre la paritaria nacional y “el SUTE de Gustavo Correa decide no bajar la propuesta a la bases. Ellos son los que cortan el diálogo ahí y proponen una medida que vuelve a dejar a los chicos sin clases”.

“Con medidas de 72 horas o ilimitadas no hay mucha vocación por el diálogo. Ahora lo que se hizo ya está cerrado (en relación al último aumento otorgado por decreto). Y cuando ponen en las actas que lo que les preocupa son los días de descuento por paro y las asambleas, eso no tiene nada que ver con los chicos ni con el salario particularmente”.

Asambleas gremiales en horario de clases es ir en contra del derecho a la educación. No lo vamos a aceptar nunca. Eso hay que regularlo, no es que está prohibido en la escuela, está ordenado, es saludable que lo hagan pero no privando a los chicos de tener clases” dijo contundente el funcionario escolar.

El derecho a estudiar

Thomas manifestó que el derecho de los chicos está por encima de otros derechos y es necesario que los chicos aprendan, vayan a la escuela y estudien.

“Los padres tienen que seguir acompañando la escuela, tienen que seguir acompañando a los docentes pero la forma de seguir acompañando no es privando a los chicos de la educación”.

Según Carina Sedano del SUTE, los docentes evaluaron que el paro de 72 horas no generará desgaste en las familias.

En la huelga anterior el acompañamiento de los padres fue clave para el éxito de la medida por 48 horas. Incluso dos días después, muchos familias continuaron sin mandar a sus hijos a la escuelas por algunas convocatorias por whatsapp que instaban a seguir apoyando el reclamo docente. Esa conducta se pudo leer como una forma de manifestar el hartazgo social por la inflación, pero quizás también porque a los padres tampoco les alcanza la plata.

“Lo hemos evaluado. Por eso lunes y martes habrá actividades departamentales para mostrarles a las familias cómo están las escuelas y para que vean nuestros bonos. Hay que destacar el acompañamiento de las familias a los docentes, a los celadores, a los directivos, que son los mismos maestros que en el 2020 en la pandemia, fueron a la casa de los alumnos a llevar cartillas, que se conectaban a cualquier hora con sus dispositivos, que entregaban los bolsones en las escuelas, que recibían tarea y luego la socializaban con los maestros a través de whatsapp. Entonces las familias también saben que la lucha no es solo por un mejor salario, sino también por una mejor calidad educativa”, sostuvo Sedano.

Carina Sedano.jpg
Carina Sedano, secretaria general del SUTE.

Carina Sedano, secretaria general del SUTE.

La calidad educativa tiene una relación directa con la cantidad de horas de clases. No por algo, se pensó agregar horas de clases en esta segunda mitad del año.

Pero para lograr esa calidad educativa es esencial jerarquizar la labor de los maestros. Y el reconocimiento deber ser también económico.

Pero ese reconocimiento debe surgir desde una construcción entre las partes. Irse de la mesa paritaria sin bajar las propuestas a las bases es cerrar el diálogo. Dar aumentos por decretos es cerrar el diálogo. Una parte mide fuerza desde su oposición claramente política y la otra porque tiene que demostrar quién es la autoridad. Alguna de las partes tendrá que ceder para que el conflicto no siga escalando, porque en definitiva los únicos perjudicados son los estudiantes.

En derecho el daño emergente es el perjuicio derivado de una actuación negativa sobre una persona o un bien patrimonial. En este caso los únicos que sufrirán los daños de un paro extenso son los alumnos, que ya de por sí vienen padeciendo los efectos de la pandemia y los estragos de años de malas políticas educativas en el país.

En cuanto a los padres, así como reclamaban a gritos, durante la pandemia, la vuelta a la presencialidad, deben saber y tener en claro que permitirse no mandar a sus hijos a clases por tres días son jornadas que difícilmente se puedan recuperar.

Los días de clases no se recuperan. Te lo dice un docente con 22 años de aulas. Los días de clases no se recuperan y le hacen daño a los chicos. Un día que un chico se queda en la casa es un día menos de aprendizaje en un país que ha caído en los últimos 20 años en todos los exámenes internacionales” dijo contundente Thomas.

Los sueldos docentes de la Argentina son los más bajos de la región

Argentina se ubica entre los países de Latinoamérica con salarios docentes más bajos. Según un informe de la Universidad de Belgrano, los maestros argentinos ganan casi un 50 por ciento menos que sus pares chilenos.

Como en un círculo vicioso, a pesar de la cantidad de días de paro los sueldos de los docentes no dejan de achatarse. Y difícilmente pueda haber buena enseñanza con bajos salarios. A pesar que el 6 por ciento del PBI dedicado a educación se cumple, quizás no se destina como debería a pagar con sueldos dignos a los maestros sino a generar cargos docentes de baja calidad salarial.

Con solo echar un vistazo se puede observar que en los países con mejores salarios docentes hay mejores niveles de educativos, de vida y de ingresos de su población. La educación, además de generar riqueza, es la base del capital humano.

Rodrigo Miguel, autor del libro El Poder de la Educación, sostuvo en una entrevista con el diario Perfil, que “aquí no hay una discusión académica ni estrictamente de educación. El tema es salarial, económico. Y tiene que ver con las características del desarrollo de Argentina. Y con la situación de subdesarrollo y pobreza en la que se encuentra el país desde hace décadas. Eso se traduce en malos sueldos docentes”.

Rodrigo Miguel.jpg
Rodrigo Miguel escribió sobre El Poder de la Educación.

Rodrigo Miguel escribió sobre El Poder de la Educación.

El autor sostiene que aumentar los sueldos docentes no nos va a transformar en Holanda pero si no trabajamos en la educación, seguiremos siendo un país subdesarrollado por más que se encuentre petróleo en el sur o haya buenas cosechas.

Más daños emergentes o colaterales

La ley N.º 25.864 de 2003 fijó un piso de 180 días de clases para el ciclo lectivo en todo el país. En Mendoza se elevó a 190 días. Pero desde el retorno de la democracia en 1983 hubo en promedio 12 días de paro docente por año a nivel nacional. Lo que implica que la protesta docente a cargo de los sindicatos debiera considerar la necesidad de cumplir al menos con esos 180 días de clases si es que realmente tienen vocación por la enseñanza.

Desde el Observatorio Argentinos por la Educación sostienen que “desde los años '80, un niño o niña que asiste a una escuela pública que hace paro llega a perder la mitad de un año de clases en sus 6 o 7 años de escuela primaria”. Dato no menor

Hay estudios e investigaciones que muestran que los días perdidos por huelgas docentes en Argentina producen efectos negativos que perduran durante muchos años e inclusiones por generaciones.

Según datos del Observatorio Argentinos por la Educación, en una recopilación de información de huelgas de los años '80 y '90, la mayor exposición a los paros docentes durante la primaria disminuyó años de educación y la probabilidad de asistir a la universidad cuando adultos.

Además la reducción de los años de educación genera a su vez un efecto negativo sobre los ingresos laborales y baja la posibilidad de conseguir un empleo bien remunerado.

paro docente 1.jpg
El paro docente de la semana pasada fue contundente. Esta semana que se inicia hay nueva convocatoria a la huelga aunque se duda de su efectividad.

El paro docente de la semana pasada fue contundente. Esta semana que se inicia hay nueva convocatoria a la huelga aunque se duda de su efectividad.

Se sabe que los paros son una medida que utilizan los gremios para generar conocimiento de la problemática en la sociedad, y de alguna manera presionar y que la política dé respuestas. Pero paradójicamente, a mayor cantidad de días de paro menos fuerza va teniendo la medida.

Desde la experiencia periodística podemos afirmar que un día de paro ocupa todos los titulares de los diarios, de los noticieros de televisión y de las radios, pero a medida que van pasando los días va perdiendo fuerza y apoyo, y va ganando el rechazo y solo genera hastío en el público afectado. En este caso los alumnos y sus padres.

Los paros parecen minar la imagen de los docentes y sus gremios, por lo que la posibilidad de resolver sus demandas salariales queda más bien acotada por esta vía.

Quizás la salida sea sincerar las motivaciones. Si son políticas o efectivamente salariales y de la labor docentes.

De ser en esta última instancia, sabiendo que los maestros tienen salarios bajos, como casi la mayoría de los argentinos, se podría definir cuál es el haber real al que se quiere llegar en un tiempo determinado y establecer mecanismos, como las paritarias, para acercarse a esas metas.

Claramente si no no se resuelve el problema salarial no se resolverán otras cuestiones estructurales. Pero para esto es necesario dejar de lado las mezquindades.

► TE PUEDE INTERESAR: Cada vez es más notorio que hay dos ciudades de Mendoza

Temas relacionados: