El jueves 14 de marzo a las 12 será la última vez que podrán arribar a un acuerdo los intendentes del PJ que buscan una nueva reelección y el Gobierno, que pretende frenarlos a través de una enmienda constitucional.

También te puede interesar: Cornejo le pidió a los intendentes del PJ que suspendan sus PASO

Pero si esta audiencia de conciliación encabezada por los siete supremos fracasara, el pleito se resolverá en el pleno de la Suprema Corte de Justicia.Esa sentencia se conocería recién después de la feria judicial de invierno: después de las PASO municipales y casi al mismo tiempo de las elecciones en esos departamentos.

El llamamiento al cónclave del jueves corre por cuenta del máximo tribunal, es parte del mecanismo de resolución plenaria y está destinado a evitar que el caso llegue a una sentencia. Ya fueron citados el fiscal de Estado, Fernando Simón, y el asesor de Gobierno, Ricardo Canet. Por estas horas la Corte está citando a los jefes comunales Righi (Lavalle), Emir Félix (San Rafael), Aveiro (Tunuyán) y Giménez (San Martín), quienes deberán estar presentes en la audiencia.

Los cuatro peronistas llegarán enarbolando la victoria que supone haber obtenido la razón de parte de la Sala 2, que en fallo dividido aceptó la cautelar avalando que sean precandidatos y candidatos al menos hasta que esté resuelta la denominada cuestión de fondo en el fallo plenario.

"La cautelar a favor del PJ resguarda derechos políticos y ciudadanos" "La cautelar a favor del PJ resguarda derechos políticos y ciudadanos"

Mario Adaro y Omar Palermo, del fallo en mayoría

También te puede interesarte: La advertencia de Valerio

El procedimiento conciliatorio será público y se haría en el Salón de Actos de la Suprema Corte de Justicia, donde habitualmemente juran los nuevos ministros y se dictan jornadas de capacitación. La última actividad fue una Jornada de Capacitación acerca de Violencia de Género, destinada a empleados y funcionarios judiciales. Semanas antes, Jorge Nanclares había dado el puntapié inicial para un año de trabajo recargado como pocos, no solo desde lo operativo sino desde lo político. Aquel acto tuvo un espectador clave: Alfredo Cornejo. Y en Nanclares a un anfitrión que impuso mesura al decir que "la cautelar (por entonces pendiente de resolución) iba a resolverse en los plazos correspondientes".

Ese día estarán frente a frente los intendentes peronistas con sus abogados -encabezados por Efraín Quevedo Mendoza (hijo), con el respaldo del padre y ex fiscal de Estado Efraín Quevedo Mendoza-, y el asesor de Gobierno, en representación de la Provincia.

Los árbitros serán los supremos Nanclares (presidente de la Corte); Mario Adaro, José Valerio y Omar Palermo (Sala 2, que avaló por 2 a 1 la cautelar); Julio Gómez, Dalmiro Garay y Pedro Llorente (a fines de los '80 fijó postura en un caso idéntico, pero deberá participar por tratarse de un caso distinto). El Procurador General, Alejandro Luis Gullé, también estará presente, ya que eventualmente deberá dictaminar sobre el asunto.

Abrirá el juego Nanclares, advirtiendo a las partes de que aun están a tiempo de conciliar.

Pero de no haber acuerdo y, por ende, de continuar el conflicto político-judicial, comenzará el proceso de resolución en plenario, que será extenso debido a que más de diez personas deberán intervenir y asentar sus argumentos: los siete ministros de la Corte pero antes los intendentes y sus abogados, la Asesoría de Gobierno y la Fiscalía de Estado.