¿Qué pasará en Argentina después del confinamiento? ¿Se ampliará o habrá otro tipo de medida? En la misma Casa Rosada se hacen esa pregunta. Está confirmado que el decreto de la Nación ordena un nuevo confinamiento en el primer fin de semana en junio, aunque en algunas provincias como Mendoza, esto no será acatado. La duda pasa por si habrá algo más.

Desde el Conicet lanzaron una propuesta de confinamientos por intervalos. Es decir, nueve días de confinamiento por doce días de libre circulación, pero esta medida sería complicada de obtener el visto bueno de los gobernadores, ya que serían varias las actividades económicas que sufrirían el impacto de lleno y varias de ellas ya han sido muy castigadas.

No obstante, la posibilidad de confinamientos con intervalos es una posibilidad. Depende de dos factores. Uno que es imposible de eludir, como el avance del invierno y la otra, que depende del propio Gobierno Nacional: la llegada de vacunas.

Este último fin de semana llegaron a Argentina alrededor de 1,5 millones de dosis y desde la Nación se espera que arriben otros 5 millones en junio.

Hay un tercer factor que incidirá en posibles confinamientos futuros y es el control que ejerzan los gobernadores a las medidas de restricciones.

Pero hay otra posibilidad en los confinamientos con intervalos y que tendría mejor recepción entre los mandatarios provinciales y es la posibilidad de que estos ocurran los fines de semana.

confinamiento en Mendoza (9).jpeg
El confinamiento de nueve días se viene respetando y la Casa Rosada está atenta a ello

El confinamiento de nueve días se viene respetando y la Casa Rosada está atenta a ello

Esto significaría que de lunes a viernes habría restricciones pero los fines de semanas serían de confinamiento total, prohibiendo apertura de comercios no esenciales y reuniones sociales.

Las complicaciones del confinamiento

En Casa Rosada saben que el actual confinamiento de nueve días es una bala de plata que no se puede repetir en demasiadas ocasiones, ni tampoco extenderlo en el tiempo. La economía argentina no aguanta una medida así y menos las pymes.

De hecho, los nueve días de confinamiento, que comprenden dos fines de semana y tres días hábiles impactaron sobre todo en el sector gastronómico y en pymes. Incluso, en algunas provincias en dónde se habilitó la apertura de comercios no esenciales, a estos luego se les ordenó cerrar.

En tanto, en el sector gastronómico hubo suspensión de personal, lo que implica que muchos de ellos cobrarán un sueldo inferior al normal. Pero no solo los empleados sufren el confinamiento, el sector empresario también ha reclamado más ayuda que la puso a disposición la Nación.

Vacunación en Argentina

En Casa Rosada también saben que una de las puntas más importantes para no tener que acudir a medidas tan extremas como el confinamiento, es la vacunación en Argentina.

Este fin de semana llegaron 1,5 millones de vacunas y se espera que en junio arriben otras 5 millones de dosis. Por ello, el objetivo más próximo es poder tener a todos los grupos de riesgo vacunados, con una sola dosis, antes del 21 de junio. Esto significa casi 15 millones de personas

Para junio el Gobierno espera contar con un promedio de entrega de AstraZeneca que ronde los 4 millones de dosis, sumados a los vuelos desde Rusia y la primera entrega de las vacunas producidas por el laboratorio Richmond.

Seguir leyendo