Diario Uno > Política > clases presenciales

Clases presenciales: Suarez dijo que mantendrá esa postura

A pesar de que ya se conoció el nuevo DNU con restricciones más duras para las zonas roja como el Gran Mendoza, Suarez dijo que seguirán las clases presenciales

El gobernador Rodolfo Suarez brindó este sábado su discurso anual ante la Asamblea Legislativa. Allí habló de muchos temas pero destacó la importancia de la educación y de sostener las clases presenciales como un elemento que brinda equidad entre los alumnos. A su término, brindó una conferencia de presencia y aseguró que "el lunes hay clases" y que suspenderá las reuniones sociales en casas particulares. También analiza volver a restringir las salidas según la terminación del DNI.

Dijo que luego de 60 días del comienzo del ciclo escolar ya se demostró que las escuelas no son el foco de los contagios. De hecho, desde la DGE han reiterado en varias oportunidades que sólo el 1% de los grupos debió aislarse por un caso positivo o sospechoso.

Se mostró muy molesto cuando le preguntaron si Mendoza podía volver a la Fase 1. "Los adolescentes van a estar en la calle y a los chicos los van a dejar con los abuelos, que es mucho más peligroso", afirmó en referencia al cierre de las escuelas. Y calificó de disparate la medida del Gobierno nacional de frenar todas las actividades durante dos meses, "cuando realmente no hacía falta".

El mandatario recalcó que seguirán con las pautas que se establecieron en el Consejo Federal de Educación sobre el trabajo en burbujas y con un sistema bimodal, como en la actualidad.

Las palabras de Suarez llegaron a las pocas horas de conocerse el nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), que calificó al Gran Mendoza como zona en alarma epidemiológica al igual que el AMBA y el Gran Rosario, que implica el cese de las clases presenciales y de las reuniones familiares, entre otras tantas actividades.

"La escuela educa, alimenta, da refugio, democratiza conocimientos, orienta y contiene. Pero también cumple un rol único a la hora de crear lazos sociales, ya que enseña a vivir con los demás, enseña a aprender de la empatía, enseña a visibilizar la existencia de otros sujetos que tienen particularidades e intereses distintos que merecen ser respetados. Por eso su contribución a la salud emocional y al crecimiento personal es categórica. Es un sitio seguro y constituye una herramienta de equidad social indispensable, particularmente para los grupos más vulnerables, por eso debe estar abierta todo el tiempo que se pueda, de manera que el esfuerzo por mantener la presencialidad debe ocupar un lugar de prioridad excluyente en el diseño de cualquier estrategia epidemiológica. En consecuencia, hoy reafirmamos el criterio que hemos sostenido desde mediados del año pasado en todas las asambleas del Consejo Federal de Educación: en Mendoza somos defensores de la presencialidad educativa", resumió en uno de los párrafos más importantes de su alocución.

Igualmente este sábado el mandatario convocará a sus ministros e intendentes para interpretar el alcance del decreto nacional. También escuchará la opinión de los médicos, quienes están en la primera línea de fuego desde el minuto uno de la pandemia de coronavirus. La ministra de Turismo y Cultura, Mariana Juri, dijo que trabajarán todo el fin de semana en ese tema.

Suarez fue contundente a la hora de hablar de ciertas grietas políticas que están creciendo en sintonía con la pandemia: "Considero absurdo caer en esos sofismas vaporosos, tan de moda, que quizá buscando tomar alguna ventaja demagógica, crean falsos antagonismos como cuidar la salud o la economía e, incluso más disparatado, como es pretender optar entre salud o educación. En Mendoza hemos preferido seguir una estrategia sistémica que apunta a buscar equilibrios y debo decir que, hasta aquí, nos ha permitido proteger razonablemente la salud física y emocional de nuestra gente, reduciendo lo más posible el impacto en el funcionamiento de la provincia y la economía de las personas, observando a la par, en forma diaria, la evolución de las cadenas de contagio y el estrés del sistema sanitario, para entrar y salir con algunas restricciones puntuales en caso de hacer falta, tal como hemos sostenido desde el primer momento y como hemos decidido, por ejemplo, para General Alvear y el este de San Rafael.

Suarez destacó que desde junio de 2020 se empezó a trabajar los protocolos de presencialidad y eso permitió que en noviembre del mismo año, se volviera a las aulas con los estudiantes con trayectorias más débiles y, también, se posibilitara la concurrencia del 90% de los estudiantes del último año de las escuelas técnicas, para que pudieran realizar sus prácticas profesionales y, así, concluir su ciclo secundario.

Resaltó también que Mendoza fue la primera jurisdicción en iniciar el ciclo educativo vigente el pasado 10 de febrero del 2021, cuando empezaron a recibir presencialmente a 20.000 estudiantes con estrictos protocolos. A partir de allí fueron sumándose todos los demás progresivamente. "Hoy estamos pronto a cumplir 90 días de presencialidad desde entonces. Casi 3 meses en que los más de 2.600 establecimientos educativos de la provincia contaron con presencia en sus distintos formatos. Podría atribuir a mi gobierno la férrea voluntad política de transitar este camino, pero sería sólo una parte de la verdad, ya que nada de esto hubiera sido posible sin el gran compromiso de los equipos de supervisión y los directivos, con sus aportes en los planes operativos de cada escuela, del gran esfuerzo resiliente de los docentes, de los equipos administrativos y de los celadores que hacen que las escuelas abran y funcionen. También de la familia mendocina", expresó el mandatario.

Para el gobernador, no todo en la pandemia ha sido negativo ya que produjo dos fuertes impactos inmediatos sobre el sistema educativo: "Por un lado, ha abierto como nunca la puerta a la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación y también a la afirmación de pedagogías innovadoras dentro del aula, que si bien ya eran conocidas aún estaban en ciernes, donde el alumno construye su conocimiento mientras el docente lo orienta y acompaña".

Aunque remarcó que terminó por confirmar y acelerar el costado social más doloroso, "exponiendo abiertamente la profunda brecha existente en el marco de nuestra sociedad que afecta el aprendizaje de los sectores más vulnerables. Hemos visto, aún en el mejor de los casos, que una pantalla con 20 o 30 caritas no contribuye de lleno a una enseñanza que convoque a la participación y permita generar espontáneamente pensamiento crítico. Por eso, estar en la escuela es un elemento igualador implacable, ya que la brecha social demuestra que la educación desde la casa es tremendamente dispar y que la bimodalidad es algo que si bien debería ocurrir, debería suceder sin distinguir estratos, como consecuencia natural de los tiempos que vivimos en razón de la evolución tecnológica".

Seguir leyendo